La Administración de los Chondrichthyes en Ecuador - Aportes para el Plan Nacional de Tiburones

 
La Administración de los Chondrichthyes en Ecuador - Aportes para el Plan Nacional de Tiburones
La Administración de los
Chondrichthyes en Ecuador
      Aportes para el Plan Nacional de Tiburones
                                       Segundo Coello
La Administración de los Chondrichthyes en Ecuador - Aportes para el Plan Nacional de Tiburones
La Administración de los
Chondrichthyes en Ecuador
      Aportes para el Plan Nacional de Tiburones
                                       Segundo Coello
La Administración de los Chondrichthyes en Ecuador - Aportes para el Plan Nacional de Tiburones
La designación de entidades geográficas y la presentación del material en este libro no implican la expresión de ninguna
opinión por parte de la UICN o del Banco Interamericano de Desarrollo respecto a la condición jurídica de ningún país,
territorio o área, o de sus autoridades, o referente a la delimitación de sus fronteras y límites.

Los puntos de vista que se expresan en esa publicación no reflejan necesariamente los de la UICN o del Banco
Interamericano de Desarrollo.

Esta publicación ha sido posible gracias al financiamiento del proyecto “Conservación y Manejo de Tiburones”
financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) a través del Banco Interamericano de Desarrollo
(ATN/FM-9140-EC).

Publicado por:            UICN, Oficina Regional para América del Sur, Quito, Ecuador.

Derechos reservados:      © Banco Interamericano de Desarrollo

                          Se autoriza la reproducción de esta publicación con fines educativos y otros fines no
                          comerciales sin permiso escrito previo de parte de quien detenta los derechos de autor con
                          tal de que se mencione la fuente.

                          Se prohíbe reproducir esta publicación para venderla o para otros fines comerciales sin
                          permiso escrito previo de quien detenta los derechos de autor.

Citación:                 Coello, S. (2005). La Administración de los Chondrichthyes en Ecuador. Aportes para el Plan
                          Nacional de Tiburones. UICN, Quito, Ecuador. 42 pp.

Diseño de la cubierta:    Imene Meliane

Fotografía de la cubierta: Imene Meliane

Disponible en:            http://www.sur.iucn.org/publicaciones/lista_documentos.cfm
                          http://www.iucn.org/themes/marine/pubs/pubs.htm
La Administración de los Chondrichthyes en Ecuador - Aportes para el Plan Nacional de Tiburones
TABLA DE CONTENIDO

1. Introducción ......................................................................................................................................... 1
2. Los peces cartilaginosos como recurso .............................................................................................. 2
3. Los principales asuntos de manejo..................................................................................................... 4
4. Elementos centrales para la administración del recurso .................................................................... 6
   4.1. Especies presentes en Ecuador .................................................................................................. 6
   4.2. Biología y ecología....................................................................................................................... 7
   4.3 Uso extractivo ............................................................................................................................... 7
       4.3.1. Información biológico-pesquera básica ................................................................................ 7
          4.3.1.1. Condición de los stocks ................................................................................................ 8
          4.3.1.2. Crecimiento ................................................................................................................... 8
          4.3.1.3. Reclutamiento ............................................................................................................... 8
          4.3.1.4. Mortalidad natural.......................................................................................................... 8
          4.3.1.5. Mortalidad por pesca..................................................................................................... 8
                4.3.1.5.1. Mortalidad por pesca dirigida ............................................................................ 8
                4.3.1.5.2. Mortalidad por pesca incidental......................................................................... 9
                   Pesquerías artesanales................................................................................................. 9
                   Pesquerías industriales ............................................................................................... 10
                       Arrastreros de camarón .......................................................................................... 10
                       Cerco industrial ....................................................................................................... 10
                       Palangre.................................................................................................................. 11
       4.3.2. Mercado.............................................................................................................................. 11
          4.3.2.1. Carne........................................................................................................................... 11
          4.3.2.2. Aletas .......................................................................................................................... 12
          4.3.2.3. Otros subproductos ..................................................................................................... 12
   4.4. Uso no extractivo ....................................................................................................................... 12
   4.5. Régimen nacional de administración ......................................................................................... 13
       4.5.1. Marco institucional .............................................................................................................. 13
       4.5.2. Regulaciones ...................................................................................................................... 13
       4.5.3. Control y vigilancia.............................................................................................................. 13
       4.5.4. Monitoreo e Investigación................................................................................................... 14
   4.6. Ámbito internacional .................................................................................................................. 14
5. Recomendaciones para el plan nacional .......................................................................................... 15
       5.1. Aleteo..................................................................................................................................... 16
       5.2. Imposibilidad de asegurar un efectivo control y vigilancia .................................................... 16
       5.3. Falta de información para la toma de decisiones.................................................................. 17
       5.4. Falta de esquemas específicos para el manejo de los recursos .......................................... 18
       5.5. Confrontación entre sectores ................................................................................................ 19
BIBLIOGRAFÍA...................................................................................................................................... 20
TABLAS................................................................................................................................................. 24
FIGURAS............................................................................................................................................... 28
ANEXOS................................................................................................................................................ 37
NOTAS .................................................................................................................................................. 41
La Administración de los Chondrichthyes en Ecuador - Aportes para el Plan Nacional de Tiburones
1. Introducción

Más de 1000 especies conforman el grupo de peces cartilaginosos ó Chondrichthyes, que incluye
Tiburones (alrededor de 470 especies), Rayas (alrededor de 650 especies incluyendo los peces
sierra y las rayas guitarras) y Quimeras (alrededor de 30 especies). Como regla general, la
mayoría de estas especies tienen menor capacidad de adaptarse a la explotación que los peces
óseos. Muchas de especies de Chondrichthyes son longevas, crecen en forma lenta, maduran
tardíamente, y paren solo unas pocas crías luego de un largo período de gestación. Esta
estrategia de ciclo de vida, típica de los mayores depredadores con pocos enemigos naturales,
implica que estas especies no pueden recuperarse rápidamente de la explotación por parte de los
humanos.

En la actualidad existe preocupación mundial por la disminución de las poblaciones de tiburones
(Myers & Worm, 2003 y 2004; Ward & Myers, 2005) y particularmente el desarrollo e impacto de la
práctica de aleteo en la que se remueven las aletas y descarta el resto del animal. Esto llevó a que
varios países prohíban el aleteo1 y se gesten una serie de acciones internacionales para proteger
a los tiburones. En 1999 el Comité de Pesca de la FAO adoptó el Plan de Acción Internacional
para la conservación y ordenación de los tiburones (PAI-Tiburones), instrumento voluntario
orientado a asegurar la conservación y ordenación de estos y su aprovechamiento sostenible a
largo plazo. El Plan de Acción Internacional emplea el termino “tiburones” para referirse a todas
las especies de la Clase Chondrichthyes (i.e., tiburones, rayas, y quimeras). En este instrumento
se alienta a los Estados a adoptar planes nacionales que tengan por objeto:
1. Garantizar que las capturas de la pesca directa y no directa sean sostenibles.
2. Evaluar las amenazas a las poblaciones de tiburones, determinar los hábitats críticos y aplicar
   estrategias de recolección compatibles con los principios de la sostenibilidad biológica y la
   utilización económica racional a largo plazo.
3. Determinar y prestar atención especial a poblaciones particularmente vulnerables o
   amenazadas.
4. Mejorar y desarrollar marcos para establecer y coordinar consultas eficaces en las que
   intervengan todas las partes interesadas en la investigación, en la ordenación y en iniciativas
   educacionales dentro de los Estados y entre éstos.
5. Reducir al mínimo las capturas incidentales de tiburones.
6. Proteger la diversidad biológica y la estructura y función del ecosistema.
7. Reducir al mínimo los desechos y descartes de la pesca del tiburón de conformidad con el
   párrafo 7.2.2.g del Código de Conducta para la Pesca Responsable (por ejemplo, exigiendo la
   retención de los tiburones a los que se quitan las aletas).
8. Fomentar el aprovechamiento integral de los tiburones muertos.
9. Facilitar la mejora de los datos sobre capturas y desembarques específicos de cada especie y
   el seguimiento de la pesca del tiburón.
10. Facilitar la identificación y comunicación de datos biológicos y de comercio específicos de
    cada especie.

Complementariamente la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas
de Fauna y Flora Silvestres (CITES) adoptó la Resolución Conf.12.6 “Conservación y Gestión de
los Tiburones”. Se incluyeron al Tiburón ballena (Rhincodon typus), el Tiburón peregrino
(Cetorhinus maximus) y el Tiburón blanco (Carcharodon carcharias) en el apéndice II de esta
Convención. Así también la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de
Animales Silvestres (CMS por sus siglas en inglés) en su resolución 6.2 sobre la captura incidental
pide a las partes contratantes que refuercen las medidas adoptadas para proteger las especies
migratorias contra la captura incidental mediante pesquerías, e incluye al Tiburón ballena y

                                                 1
La Administración de los Chondrichthyes en Ecuador - Aportes para el Plan Nacional de Tiburones
Tiburón peregrino en el apéndice II de la Convención y al Tiburón blanco en los apéndices I y II de
la misma. Finalmente,

La Asamblea General de las Naciones Unidas, en sus sesiones 58 y 59, ha aprobado dos
resoluciones que instan a los Estados a desarrollar e implementar planes de acción nacionales y,
de ser apropiado, regionales, para impulsar el Plan de Acción Internacional para la Conservación y
el Manejo de los Tiburones, recolectar información científica sobre las capturas de tiburones, y
considerar la adopción de medidas de conservación y manejo, “incluso prohibiendo la pesca
directa de tiburones realizada con el único fin de explotar sus aletas”2.

Recientemente, la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT) adoptó en 2005 una
resolución3 para la conservación de tiburones capturados en asociación con las pesquerías del
Océano Pacífico Oriental en la que, principalmente, se pide a los países que adopten planes
nacionales para la conservación y manejo de tiburones y tomen medidas para que sus pescadores
aprovechen completamente las capturas retenidas y aseguren que los desembarques de aletas
son concordantes con la captura descargada4.

Ecuador está en proceso de formular un plan de acción nacional para los tiburones (PAN-
Tiburones). En 2003 se sistematizó la información disponible (Herrera et al., 2003) y en 2005 el
Instituto Nacional de Pesca puso a consideración una propuesta de plan de acción (Aguilar et al.,
2005) que se encuentra en revisión. El presente documento plantea una visión amplia del
aprovechamiento y conservación de los Chondrichthyes en Ecuador desde la perspectiva del
manejo de recursos naturales, y busca aportar ideas para el afinamiento del plan de acción
nacional.

2. Los peces cartilaginosos como recurso

Los peces de la Clase Chondrichthyes, comúnmente llamados peces cartilaginosos, son un
recurso que tiene generalmente cuatro facetas:

   1. Recurso ecológico. Estos peces cumplen funciones ecológicas importantes, especialmente
      los tiburones son predadores que se encuentra al tope de la cadena alimenticia y regulan
      el tamaño y estructura de otras poblaciones.

   2. Recurso cultural. Para varias sociedades los peces cartilaginosos tienen connotaciones
      culturales, el ejemplo más conocido es Hawai donde los tiburones son considerados
      guardianes espirituales (Nichols, 2001; Hurley, 2004) y Australia donde tiburones y rayas
      tienen simbolismos míticos (McDavitt, 2005). En Ecuador hay algunos vínculos culturales
      aunque no de orden espiritual. Por ejemplo, las mantarrayas son un símbolo de respeto
      para los pescadores, los huevos del Tiburón Angelote (Squatina californica) son

                                                2
La Administración de los Chondrichthyes en Ecuador - Aportes para el Plan Nacional de Tiburones
considerados un remedio para el asma (Martínez et al., 1999), y grupos indígenas de la
       amazonía creen que el aguijón de las rayas de agua dulce acelera el parto.

   3. Recurso pesquero. Los tiburones son un recurso pesquero de importancia mundial y que
      en Ecuador históricamente ha constituido un componente de las capturas artesanales del
      país y ha sido aprovechado como alimento. Su valor se ha incrementado grandemente
      debido a la demanda de subproductos como el cartílago, que fue muy requerido como
      suplemento alimenticio anti-cancer, y mas recientemente las aletas para suplir la demanda
      de los países asiáticos.

   4. Recurso turístico. Se ha desarrollado una importante industria de observación de tiburones
      en varias partes del mundo como Australia, Bahamas, Nueva Zelanda, México, Estados
      Unidos y Sudáfrica. Galápagos es uno de los sitios mejor posicionados para el buceo con
      tiburones en su medio natural debido a la facilidad para observar variedad de especies y la
      presencia de grandes cardúmenes de tiburones martillo.

Las tres facetas más importantes en Ecuador son como recurso pesquero, recurso turístico, y
recurso ecológico. Las diferentes perspectivas respecto a estas facetas a su vez han generado
roces entre sectores y algunos severos conflictos.

Tal vez la perspectiva más antigua y arraigada es la de recurso pesquero. Los tiburones y rayas
han sido tradicionalmente una captura incidental en las pesquerías artesanales, que una parte se
descartaba (principalmente animales pequeños) y otra se comercializaba como carne de pescado
de bajo precio ó enmascarada como otra especie (principalmente corvina ó picudo). No obstante
tradicionalmente se ha utilizado la carne de tiburón para preparar el cebiche de pescado, un plato
muy popular de la cocina ecuatoriana. Cambios en los requerimientos del mercado han
incrementado la demanda de productos y subproductos. Al momento se comercializan tanto los
tiburones de la captura incidental de la pesca artesanal como los de captura incidental en
pesquerías industriales como la de arrastre de camarón y cerco costero. En el mercado interno se
venden lonjas y filetes frescos y nuevos productos como el picadillo de pescado (i.e., cubos de
carne de tiburón) y filetes congelados IQF. Se exportan hacia el mercado internacional troncos y
filetes frescos y congelados5 y subproductos como aletas y cartílago. La demanda asiática por
aletas de tiburón, que se expandió rápidamente a partir de la década de los 1980 como
consecuencia de la liberalización de la economía China, dio un significativo valor a una parte del
cuerpo que anteriormente se tiraba ó a lo sumo se usaba como recuerdo. Consecuentemente los
pescadores artesanales perciben al tiburón como una especie valiosa cuyo ingreso cubre una
buena parte de los costos de las faenas de pesca. La situación en Galápagos ha sido diferente
debido a que históricamente las pesquerías artesanales no han aprovechado los tiburones.

La perspectiva de recurso turístico es más nueva y está asociada al desarrollo de la actividad de
turismo de buceo en Galápagos. Un atractivo central es la experiencia de bucear con grandes
pelágicos como las Mantarrayas y el Tiburón Ballena, y la presencia de densos cardúmenes de
tiburones martillo. El turismo de buceo es una actividad muy lucrativa y Galápagos es uno de los
sitios principales del mundo para buceo con tiburones (Gaffney, 2000). El sector turístico ha
denunciado una severa disminución de las densidades de tiburones en Galápagos (Zárate, 2002))
ocasionada por la pesca dirigida a tiburones por parte de pescadores locales y barcos industriales
con el objeto de obtener aletas (El Universo, 2005d). En el año 2000 se prohibió la captura,
desembarco y comercialización de tiburones en la Reserva Marina de Galápagos6. No obstante ha
continuado el aleteo de tiburones y a pesar de varios decomisos, no se ha podido controlar esta
actividad ilegal. Representantes del sector turístico han expresado en múltiples ocasiones que el
turismo de buceo con tiburones es más rentable para el país que el uso extractivo de los mismos
(Frei, 2004 y 2005; La Televisión, 2005).

La perspectiva ahora generalizada en el público respecto al valor ecológico de los tiburones se
desarrolla como respuesta a la preocupación mundial por su disminución. Los tiburones y rayas
siempre fueron apreciados por su papel ecológico en los círculos científicos y académicos.

                                                3
La Administración de los Chondrichthyes en Ecuador - Aportes para el Plan Nacional de Tiburones
Muchos de los tiburones están en la cumbre de la cadena alimenticia marina y juegan un papel
importante en guardar el equilibrio del ecosistema marino, al controlar las populaciones de otros
predadores. La sobre-explotación de los tiburones en varios lugares del mundo ha tenido
consecuencias negativas sobre otras pesquerías comerciales importantes, como las de langosta
(Stevens et al., 2000). Además, la evidencia de disminución de sus poblaciones y particularmente
la práctica de aleteo movilizaron la acción de grupos de conservación en todo el mundo. Los
tiburones (no así las rayas) se convirtieron en especies símbolo de la conservación marina, y se
han organizado numerosas campañas de sensibilización pública y presión para que se tomen
medidas de manejo y protección, particularmente la prohibición del aleteo7. En Ecuador los grupos
de conservación se han enfocado en el problema del aleteo de tiburones, el consecuente
incremento del esfuerzo pesquero dirigido a estos animales en el continente, y particularmente su
captura ilegal en Galápagos8 y el comercio ilícito de sus aletas. Para el efecto se han organizado
varias campañas de sensibilización y levantamiento de fondos9. En un reciente reporte se plantea
que un 80% de las aletas exportadas de Ecuador provendrían de Galápagos10 (WildAid, 2005). La
entidades de conservación públicamente apoyan el aprovechamiento turístico de los tiburones en
el archipiélago y han planteado que a nivel nacional se reduzca la presión pesquera y la captura
incidental, y se haga respetar la normativa vigente (La Hora, 2002; El Universo, 2005). Grupos de
conservación impulsaron la expedición en octubre de 2004 de un Decreto Ejecutivo que prohibió la
exportación y comercialización de aletas de tiburón y la pesca dirigida a tiburones en todo el
territorio nacional11. Esto generó múltiples protestas de los pescadores artesanales del continente
(El Universo, 2004a y b; El Comercio, 2004a; El Diario Manabita, 2005) y el pedido que se revea la
medida.

Estas diferentes perspectivas respecto al aprovechamiento extractivo y no-extractivo de tiburones
(i.e., las rayas no son un elemento principal del debate) chocan y han generado fuertes tensiones
entre los sectores pesquero, turístico, y ambiental.

3. Los principales asuntos de manejo

A nivel nacional la preocupación fundamental es el aleteo de tiburones, y consiguientemente la
alteración de sus poblaciones. En Galápagos el sector turístico ha expresado preocupación por la
disminución del tamaño de los cardúmenes y los individuos (El Universo, 2005d). Similar
preocupación no existe respecto a las poblaciones de rayas, aunque es muy probable que estén
afectadas pues igual reciben impactos de varias fuentes. Tampoco existe preocupación respecto a
las quimeras (Subclase Holocephali) pues aún no existe aprovechamiento de las mismas. En la
Figura 1 se presenta un sucinto análisis causa – efecto de este problema central.

Las causas se han agrupado en dos grandes categorías (1) intensificación de la mortalidad
natural, e (2) intensificación de la mortalidad por pesca. Los principales elementos que pueden
afectar la mortalidad natural son la acentuación de factores antropogénicos (e.g., contaminación,
alteración de áreas críticas para las poblaciones) y factores naturales (e.g., impacto de eventos El
Niño), pero al momento no existe información suficiente para establecer la magnitud de cambios
en la mortalidad natural.

La mortalidad por pesca de tiburones y rayas está constituida por la sumatoria de las mortalidades
generadas en una gran variedad de fuentes de pesca dirigida y pesca incidental (Fig.2). A su vez
la intensificación de la mortalidad por pesca se ha generado por un mayor interés en retener y
aprovechar los tiburones y rayas por parte de la flota artesanal y los pescadores de otras flotas
que tradicionalmente los han capturado como pesca acompañante (e.g., arrastre para camarón,
cerco para peces pelágicos pequeños). Vale destacar que la pesca acompañante ó incidental
constituye un importante rubro que ayuda a cubrir los costos de operación. Martínez & Viteri
(2005) estimaron que el ingreso por venta de los tiburones representa en promedio ca., 42.8% del
ingreso total de la faena de pesca12 para los pescadores artesanales de Manta.

                                                 4
La Administración de los Chondrichthyes en Ecuador - Aportes para el Plan Nacional de Tiburones
Las causas raíz del creciente interés en los tiburones y rayas son:
1. Una importante demanda y buen precio por la carne en los mercados nacional y extranjero. El
   precio de la carne de tiburón ha tenido un crecimiento sostenido (Fig.3). Entre 1976 y 1997 el
   precio internacional de la carne fresca y congelada se incrementó, respectivamente, 118.3% y
   81.9%. Nuevos productos se han desarrollado dentro del mercado ecuatoriano (e.g., cubos y
   filetes IQF) y se ha incrementado la demanda de varios países (e.g., USA) por carne fresca de
   tiburón. El precio CIF de la carne fresca del tiburón zorro (Alopias spp.) en Miami en julio de
   2005 fue US$ 3.37 kg-1 de tronco H&G, US$ 4.03 kg-1 de filete con piel, y US$ 4.27 kg-1 de
   filete sin piel13.
   A partir de los datos de Martínez (1999) se estima que en 1997 y el primer semestre de 1998
   los pescadores recibieron en playa, respectivamente, US$ 0.95 kg-1 y US$ 0.97 kg-1 de tronco
   de tiburón zorro. En Agosto de 2005 los pescadores ecuatorianos recibían en playa
   aproximadamente US$ 1.22 kg-1 y US$ 1.11 kg-1 de tronco y animal entero14, respectivamente.
   Otros Chondrichthyes también tienen precios interesantes. Infopesca15 reportó para julio de
   2005 los siguientes precios de productos refrigerados:
       1. Raya entera US$ 0.74 kg-1 en mercado mayorista de San Pablo (Brasil)
       2. Raya aletas sin piel US$ 2.40 kg-1 precio FOB para España
       3. Pez Guitarra (Rhinobatos percellens) entero grande US$ 2.28 kg-1 en mercado
          mayorista de Río de Janeiro (Brasil)
       4. Angelote (Squatina spp.) entero US$ 2.0 kg-1 en mercado mayorista de San Pablo
          (Brasil)

2. La creciente demanda y alto precio de las aletas. El precio de las aletas también ha tenido un
   crecimiento sostenido (Fig.3), entre 1976 y 1997 el precio internacional de aletas secas y
   aletas secas-saladas se incrementó, respectivamente, 321.3% y 196%. Es ampliamente
   reconocido que la demanda asiática por aletas ha impulsado la captura de tiburones y la
   práctica de aleteo (Clarke, 2004; CNN, 2002; Keong, 1996; Rose, 1996 & 1998; TRAFFIC,
   1996).
   El precio de las aletas depende de la especie, Martínez (1999) reporta que en 1998 se pagaba
   en playa por el juego de aletas del Tiburón Comeperro (Carcharinus leucas - una especie de
   buena calidad) entre US$ 54 y 180, y por el juego de Tiburón Zorro ó Rabón (una especie de
   mala calidad) entre US$ 36 y US$ 90. Sáenz (2005) reporta los precios en playa por kilogramo
   de aletas (peso húmedo) entre noviembre y diciembre de 2004 (Fig.4).

3. No existe un esquema de manejo pesquero del recurso. Si bien se han expedido ocho
   normativas que directa ó indirectamente atañen al aprovechamiento de tiburones (Tabla 1), no
   hay un sistema estructurado de administración. Tomando en cuenta lo más esencial, no hay
   información sólida de los desembarques ni datos biológico-pesqueros básicos que sustenten
   la toma de decisiones. Tampoco el Plan de Ordenamiento de la Pesca y Acuicultura del
   Ecuador16 (Arriaga & Martínez, 2002) plantea acciones específicas para este recurso.

4. Limitada capacidad de control y sanción de las infracciones. Es ampliamente reconocido que,
   a pesar de importantes esfuerzos (e.g., La Hora, 2003a, b, c, y 2004b), no ha sido posible
   controlar actividades ilegales como:
   a. La captura y aleteo de tiburones por parte de pescadores artesanales y barcos palangreros
      en la Reserva Marina de Galápagos. Recientemente se denunció captura de tiburones en
      una embarcación turística (El Universo, 2005e).
   b. El comercio ilegal de aletas provenientes del archipiélago; y

                                                 5
La Administración de los Chondrichthyes en Ecuador - Aportes para el Plan Nacional de Tiburones
c. El mercado negro de aletas que generó la prohibición de exportación de septiembre de
      2004 (El Comercio, 2004b; El Diario Manabita, 2004; El Universo, 2005b y c).
   Herrera et al., (2003) y WildAid (2005) resumen los principales problemas de control y los
   casos más sonados.

4. Elementos centrales para la administración del recurso

La administración de los Chondrichthyes debe buscar que la sociedad ecuatoriana obtenga los
mejores beneficios de su aprovechamiento, incluyendo aquellos generados por la opción de no
uso. Esto requiere conocimiento que sustente la toma de decisiones y estructuras normativas y
administrativas que permitan la implementación de las decisiones y garanticen el adecuado
cumplimiento de las mismas. Para guiar el análisis e identificar vacíos críticos se preparó un
modelo general de manejo de recursos que se presenta en la Figura 5.

El modelo plantea que las poblaciones de Chondrichthyes se mantienen sin ningún tipo de
aprovechamiento (e.g., las quimeras en Ecuador) ó son objeto de uso extractivo (en cuyo caso
son stocks pesqueros), y que la opción de uso no extractivo (e.g., turismo, preservación) se puede
aplicar tanto a poblaciones no explotadas como a stocks pesqueros. La administración de estos
recursos requiere, por una parte, entendimiento de la biología y ecología de las especies y las
dinámicas sociales y económicas asociadas, y por otra parte de un régimen nacional de
administración que debe estar articulado con los sistemas regionales e internacionales,
particularmente considerando que muchos Chondrichthyes son recursos migratorios que se
comparten con otros países. A continuación se sistematiza y resume el conocimiento respecto a
cada uno de los elementos del modelo planteado, y se identifican elementos críticos que deben
considerarse para establecer un sistema de administración del recurso Chondrichthyes.

4.1. Especies presentes en Ecuador
Herrera et al., (2003) y Aguilar et al., (2005) presentan listas de especies marinas registradas en
Ecuador continental e insular. El Anexo 1 consolida y depura estas listas e incluye dos registros
nuevos Megachasma pelagios y Carcharhinus signatus. El Megamouth shark (Megachasma
pelagios) es una especie muy rara, su primer registro data de 1976. Hasta la fecha sólo se han
registrado 27 avistamientos17. El espécimen número 22 fue capturado frente a Posorja el 8 de
marzo de 200418 por pescadores artesanales que lo destazaron y vendieron en Salinas.
Megachasma pelagios es una especie oceánica epipelágica de muy baja resilencia19.
Carcharhinus signatus ha sido identificado por Jimmy Martínez, es un tiburón bentopelágico,
costero y semi-oceánico (área exterior de la plataforma continental) con una baja resilencia20.
La lista incluye 55 especies de tiburones y 26 especies de rayas, guitarras y torpedos. Se conoce
que existen otros registros pero no han sido publicados, por lo que el número total de especies
presentes en Ecuador seguramente es mucho mayor. La lista no incluye Quimeras ni rayas de
agua dulce. Las quimeras no son explotadas en Ecuador pero ya hay una pesquería desarrollada
en Perú, Chile, y Argentina. Las quimeras del género Hydrolagus fueron reportadas en Perú en
1968 (Chirichigno, 1968), y ahora se las registra como pesca incidental del Bacalao de
profundidad (Dissostichus eleginoides).

Las rayas de agua dulce del género Potamotrygon están presentes en la Amazonía ecuatoriana y
han sido tradicionalmente consumidos por las poblaciones orientales. No obstante no existe un
inventario de rayas de agua dulce.

Los catálogos de peces marinos de Ecuador fueron preparados por Cobo & Massay (1969),
Massay (1983), Grove et al., (1984), Bearez (1996), y Massay (1999). No obstante la lista de
Chondrichthyes del Ecuador requiere ser completada. Particular esfuerzo se requiere para
identificar especies de profundidad e inventariar las especies de agua dulce de la región
amazónica. Lamentablemente la Doctora Sheyla Massay, ictióloga que por años impulsó los
inventarios de peces marinos, se ha jubilado y no existen nuevas generaciones que la

                                                6
reemplacen. No se emplean técnicas taxonómicas modernas basadas en el ADN de los
individuos.

4.2. Biología y ecología
Los tiburones y rayas no han sido especies económicamente importantes y consecuentemente no
se ha invertido en investigación sobre su biología y ecología El conocimiento existente sobre los
Chondrichthyes de Ecuador es básico y derivado primordialmente de información secundaria.
Herrera et al., (2003) presenta alguna información para las especies de Ecuador pero derivada de
fuentes secundarias. El Instituto Nacional de Pesca mantiene un monitoreo de desembarques
pero no colecta información específica de tiburones y rayas (e.g., no se miden ó pesan los
animales, ni se registra sexo ó madurez sexual como parte de la rutina de monitoreo). Desde 2003
el Biólogo Jimmy Martínez mantiene, con auspicio de la Escuela de Pesca del Pacífico (EPESPO),
un monitoreo diario de los desembarques de tiburones (no rayas) en Manta, que incluye toma de
información biológica básica (i.e., longitud, peso, sexo, contenido estomacal). Los estudiantes que
realizan el monitoreo han generado cinco tesis de licenciatura (Chacón Romo Leroux, 2004;
Delgado Sanz & De la Cadena Candell, 2005; Estupiñan Montaño & Cedeño Figueroa, 2005;
Méndez Macías & Chiquito Velásquez, 2005; Pacheco Triviño & Rendón Macías, 2005).

4.3 Uso extractivo
El principal uso extractivo es la pesca, sea de subsistencia, comercial, ó deportiva. Otros usos
extractivos (e.g., captura para acuarios ó investigación científica) no son significativos en Ecuador.
En general, es limitado el conocimiento sobre las pesquerías y el estado de las poblaciones de
Chondrichthyes. Martínez (1999) y Herrera et al., (2003) sistematizan el conocimiento sobre estos
recursos, aunque el énfasis es en tiburones. Se desconoce el nivel de captura de tiburones en
Galápagos pues es una actividad ilegal, aunque hay referencias indirectas a partir de los
decomisos que se han realizado. Casi no hay conocimiento sobre los niveles de captura y el
estado de las poblaciones de rayas marinas y de agua dulce. Tampoco hay conocimiento sobre
los niveles de captura de la pesca deportiva.

4.3.1. Información biológico-pesquera básica
Para comprender la dinámica de las poblaciones sujetas a explotación y el esfuerzo que se ejerce
sobre ellas se requiere colectar sistemáticamente información biológico-pesquera y procesarla
para generar indicadores clave y modelos predicativos.

El Instituto Nacional de Pesca (INP) es la entidad nacional responsable de la investigación
pesquera y mantiene sistemas de monitoreo en los puertos pesqueros continentales. Estos
sistemas fueron diseñados para colectar información de pesquerías clave (i.e., peces pelágicos
pequeños, camarón, y pesca artesanal) con énfasis en ciertas especies relevantes (e.g., Dorado y
Corvina de roca). Se genera información sobre desembarques de tiburones (Tabla 2) pero con
grandes limitaciones que se describen a continuación:

   1. Los sistemas de monitoreo de peces pelágicos pequeños y camarón no están diseñados
      para generar información sobre captura incidental de tiburones, y consecuentemente no
      generan información sobre mortalidad por pesca incidental en estas pesquerías.
   2. El sistema de monitoreo artesanal es la principal fuente de información sobre
      desembarques de tiburones y algo rayas21. Es un sistema que se inició en 1989 con una
      cobertura de los ocho puertos más importantes y que se expandió a cubrir diez puertos a
      partir de 200422; la información se sistematiza y publica periódicamente. No obstante tiene
      importantes limitaciones:
           a. El sistema de monitoreo fue diseñado para generar estimaciones de los
              desembarques artesanales. Consecuentemente se colecta información sobre
              volumen de desembarques a nivel de familias y luego se estima el desembarque
              total. No se colecta información biológico-pesquera específica a nivel de especies.

                                                  7
b. El muestreo de tiburones es muy impreciso. Se identifican los tipos de tiburones
              desembarcados, en algunos casos se anota el número, y el peso desembarcado se
              estima al ojo.
           c. La base de datos del INP tiene errores y no está operativa. Los cálculos se hacen
              en hojas de Excel, lo que incrementa la posibilidad de errores. Hay indicios de
              subestimación en las estadísticas de desembarque que publica INP.
           d. El INP tiene limitaciones presupuestarias para sostener el monitoreo. Por ejemplo
              en 2005 no fue posible financiar el monitoreo en el segundo semestre del año.

Como se mencionó anteriormente desde septiembre de 2003 se mantiene un monitoreo particular
diario (6 días por semana) de los desembarques de tiburones en Manta. Se registra desembarque
de cada embarcación y para cada individuo (a) especie, (b) longitud, (c) peso, y (d) sexo.
Adicionalmente para especies particulares se colecta contenido estomacal. Parte de la
información generada se ha proceso para cinco tesis de grado, pero la mayor parte no ha sido
procesada y publicada.

A nivel regional la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT) tiene una base de datos que
data de 1960 sobre las capturas de tiburones en las operaciones de pesca de atún en el Océano
Pacífico Oriental (OPO).

A continuación se presenta la información relativa a los principales parámetros biológico –
pesqueros que se necesitan para manejar las pesquerías de Chondrichthyes

4.3.1.1. Condición de los stocks
No se ha evaluado el estado de los stocks de Chondrichthyes. Las principales especies
capturadas (i.e., Alopias spp., Prionace glauca, y Sphyrna spp.) son especies altamente
migratorias y la evaluación del estado de sus stocks requiere un esfuerzo regional.

4.3.1.2. Crecimiento
No se han estimado localmente las curvas de crecimiento. Hay limitada experiencia local en
determinación de edad de Chondrichthyes.

4.3.1.3. Reclutamiento
No se ha estudiado el reclutamiento. Se desconoce si existen áreas de reclutamiento (i.e., áreas
de crianza) en el continente ó Galápagos. Hay especies locales (e.g., cazones, rayas de agua
dulce) que muy probablemente tengan áreas de crianza en Ecuador. Hay meses del año en que
se registran capturas de individuos juveniles de tiburones martillo, lo que sería indicativo de
reclutamiento23.

4.3.1.4. Mortalidad natural
No se ha estimado localmente la mortalidad natural. Tampoco hay información sobre los efectos
de otros tensores como contaminación ó deterioro de los estuarios.

4.3.1.5. Mortalidad por pesca
La mortalidad por pesca puede ocurrir por un esfuerzo dirigido hacia una especie (i.e., mortalidad
directa por pesca dirigida) ó por mortalidad generada por captura incidental. La captura incidental
a su vez puede ser retenida y luego comercializada, ó puede ser descartada (i.e., especies sin
valor alimenticio ó comercial).

4.3.1.5.1. Mortalidad por pesca dirigida
En Ecuador continental existen pesquerías dirigidas para Rayas, el tiburón Angelote (Squatina
californica), el tiburón Comeperro (Carcharhinus leucas), y el tiburón tinto (Isurus oxyrinchus). En
Galápagos hay una pesquería ilegal orientada a aleteo. No se han calculado los índices de
mortalidad por pesca para estas especies.

                                                 8
Las Rayas han sido tradicionalmente aprovechadas por los pescadores artesanales del
continente, principalmente en el área del Golfo de Guayaquil por pescadores de Puerto Bolívar
que las capturan con trasmallos de fondo. También hay pesquerías dirigidas en Puerto López y
Esmeraldas empleando anzuelos. Las etnias de la amazonía tradicionalmente consumen rayas de
agua dulce (genero Potamotrygon) que capturan con lanza; el nombre local es Raya en Kichwa y
Kashap en Shuar. Se consume la carne de las aletas tanto frita como en Maito, que es un bollo
que se envuelve con hojas y se cuece a la brasa. El aguijón lo utilizan las parteras para acelerar el
parto, para esto se hace beber agua con raspado del aguijón a las parturientas. En la región
oriental se practica pesca con dinamita y pesticidas, se desconoce el impacto de estas actividades
en las rayas y otras especies de los ríos amazónicos.

El Angelote es capturado por pescadores de Santa Rosa y Puerto López con trasmallos de fondo
para comercializar su carne y aletas. También es un componente tradicional de la captura de
Lenguado en Ayangue y de los barcos arrastreros de camarón (Martínez, et al., 1999).

El Comeperro es capturado por un pequeño grupo de pescadores utilizando espinel de fondo para
comercializar su carne, aletas y otros productos como hígado, mandíbulas y dientes. Las aletas de
este tiburón se consideran de buena calidad y tienen un buen precio. Los principales puertos
donde se lo desembarca son Puerto Bolívar, Puná, Puerto López, Manta, Jaramijó, Pedernales,
Jama y Esmeraldas. Esta pesquería ha sido documentada Martínez et al (2005).

El Tiburón tinto es capturado por pescadores de Puerto Bolívar, Santa Rosa y Puerto López que lo
capturan con red de enmalle de fondo, palangre de superficie, y palangre de fondo “tiburonero”
(Martínez, 1999).

Históricamente se han capturado pequeñas cantidades de tiburones en las pesquerías de
Galápagos, principalmente en el empate24, arte que se utiliza para capturar peces demersales. A
diferencia del continente no hay demanda por carne de tiburón y las capturas generalmente se
procesaban como seco-salado. La demanda por aletas motivó el desarrollo de acciones dirigidas a
capturar tiburones por parte de barcos palangreros foráneos y pescadores artesanales locales. A
pesar de la prohibición de captura, desembarco y comercialización de tiburón en el archipiélago25
y los esfuerzos de control y vigilancia del Parque Nacional Galápagos, no se ha logrado detener el
aleteo.

4.3.1.5.2. Mortalidad por pesca incidental
La mortalidad por pesca incidental de tiburones y rayas ocurre en las pesquerías comerciales,
tanto artesanales como industriales, y la pesca deportiva. Existe alguna información sobre los
niveles de captura pero no se han calculado los índices de mortalidad por pesca incidental para
estas especies.

Pesquerías artesanales
Las pesquerías artesanales están integradas de dos grandes componentes, pesquerías costeras y
pesquerías oceánicas. Las primeras son operaciones de embarcaciones menores que operan en
la plataforma continental y utilizan una variedad de artes, cómo líneas de mano, palangres y redes
de enmalle, orientadas a capturar diversas especies pelágicas y demersales.

Las pesquerías artesanales oceánicas son operaciones de amplio desplazamiento enfocadas en
la captura de peces pelágicos grandes, que emplean un barco nodriza ó barco madre que remolca
entre tres y 18 botes de fibra de vidrio (Martinez, 1999). La nodriza es un barco pequeño de casco
de madera a vela (i.e., Balandra) ó con motor estacionario, que provee la logística a los botes y
almacena la captura en hielo. La operación oceánica se centra principalmente en atunes – Ojo
grande ó Patudo (Thunnus obesus) y Aleta amarilla (Thunnus albacares) --, picudos (familia
Isthiophoridae26 ) y espadas (Xiphias gladius), y utiliza palangres fino (también llamado espinel de
superficie ó espinel doradero27) y grueso (también llamado espinel de media agua), trasmallos de
superficie y media agua, y líneas de mano en una modalidad que se llama “pesca a la luz”28. Las
estadísticas disponibles sobre el tamaño de esta flota tienen discrepancias. Arriaga & Martínez
(2002) consideran a los botes nodriza como flota palangrera industrial de pesca blanca y reportan

                                                 9
205 embarcaciones en el año 2001. El registro regional de la Comisión Interamericana del Atún
Tropical29 (CIAT) lista 160 embarcaciones palangreras ecuatorianas con eslora menor a 24
metros.

No existen estimaciones sobre la incidencia de la captura incidental de tiburones en cada uno de
los artes y modalidades de pesca, pero se observa una mayor incidencia en las operaciones
orientadas a los peces pelágicos grandes. Las principales especies que se capturan en las
pesquerías artesanales se listan en la Tabla 3. Las familias Alopiidae y Carcharhinidae son las de
mayor incidencia, representaron 74.8% de los desembarques artesanales en 2004 (Fig. 6), y los
tiburones rabón (Alopias pelagicus) y aguado (Prionace glauca) son las especies más
desembarcadas. El Tiburón rabón constituye ca., 89% de los desembarques de la familia
Alopiidae, y en el primer semestre de 2004 constituyó ca., 25% del desembarque total de
tiburones (Martínez, 2005). El Tiburón aguado constituye ca., 70% de los desembarques de la
familia Carcharinidae y en 2004 constituyó ca., 25% del desembarque total de tiburones (Martínez,
2005). Estas dos especies son tiburones pelágicos altamente migratorios.

Pesquerías industriales

Los tiburones y rayas son parte de la pesca incidental de las pesquerías industriales de arrastre,
cerco y palangre.

Arrastreros de camarón
La pesquería de arrastre de camarón opera desde la década de 1950 en los fondos blandos de la
plataforma continental y tiene un alto componente de pesca acompañante. Little & Herrera (1992)
registraron 261 especies en la pesca acompañante en el año 1991. Arriaga & Martínez (2002)
señalan 217 especies de peces y unas 40 mil toneladas anuales que son retenidas y
aprovechadas para consumo interno y de exportación. Los tiburones y rayas, principalmente
especies pequeñas y costeras, siempre han sido un elemento constitutivo de la captura incidental.
Las rayas han constituido históricamente un alto porcentaje de la captura. Little & Herrera (1992)
estimaron que las rayas constituyeron, respectivamente, 31%, 38% y 50% de la captura (en peso)
de los barcos langostineros al norte, centro y sur de la plataforma continental en el año 1991.
Estos autores también reportan que las rayas constituyeron 33% de la captura de los barcos
pomaderos en el mismo año (Little & Herrera, 1992). En esos años la rayas eran casi en su
totalidad descartadas. Históricamente sólo los tiburones grandes han sido retenidos. Herrera et al
(2003) reportan 11 especies de tiburones en la captura incidental de los barcos arrastreros (Tabla
4). Little & Herrera (1992) reportaron que tiburones de la Triakidae estuvieron presentes en entre
10% y 22% de los lances de los barcos langostineros; mientras que tiburones de la familia
Sphyrnidae estuvieron presente en entre 1% y 9% de los lances. Estos autores también reportaron
que en los barcos pomaderos la familia Triakidae estuvo presente en 6% de los lances, y la familia
Sphyrnidae en menos 0.5% de los lances.

Cerco industrial
Las pesquerías industriales de cerco tienen tres componentes:
1. La pesquería de peces pelágicos pequeños, que se inició en la década de 1970, opera en
   áreas costeras de la plataforma continental (aunque con mayor concentración en el área del
   Golfo de Guayaquil y Puntilla de Santa Elena), y dirige su esfuerzo a especies como la
   Macarela (Scomber japonicus), Sardina (Sardinops sagax), Pinchagua (Opisthonema spp.) y
   Chuhueco (Cetengraulis mysticetus) para elaborar enlatados y harina de pescado. La pesca
   incidental está constituida primordialmente por otras especies de peces pelágicos, pero
   ocasionalmente pueden capturarse tiburones pequeños (e.g., Tollos).
2. La pesquería de cerco para pesca blanca, que es una derivación de la pesquería antes
   descrita y que se desarrolla en la última década cuando una parte de la flota sardinera
   (principalmente los barcos pequeños) se enfoca a capturar pesca blanca. Arriaga & Martínez
   (2002) reportan que en 2001 habían 79 embarcaciones dedicadas a esta operación. La

                                               10
captura incluye una variedad de peces como corvinas, pargos, y róbalos, y también tiburones y
   rayas. No existe información respecto a los volúmenes de captura y composición de la misma.
3. La pesquería de atún con cerco que se inició en la década de 1960 y captura principalmente
   Barrilete (Katsuwonus pelamis), Aleta amarilla (Thunnus albacares) y Patudo (Thunnus
   obesus). El registro regional de la Comisión Interamericana del Atún Tropical30 (CIAT) lista 89
   cerqueros operativos con pabellón ecuatoriano. La flota ecuatoriana opera principalmente
   frente al Golfo de Guayaquil y las costas de Esmeraldas, y en aguas internacionales del
   Océano Pacífico Oriental (al este de la longitud 150°E). En la operación de cerco se capturan
   incidentalmente tiburones, principalmente pelágicos grandes, pero su ocurrencia es mínima.
   Entre los años 2000 y 2004 la captura de tiburones por los cerqueros ecuatorianos fue de
   menos de una tonelada anual (CIAT, 2005). La captura de tiburones asociada a la pesquería
   de atunes en el Océano Pacífico Oriental se incremento hasta el año 2002, pero representa un
   muy pequeño porcentaje de la captura total (i.e., todas las flotas y artes utilizadas) (Fig. 7).

Palangre
La pesquería industrial de palangre es una operación oceánica orientada a atunes y peces
pelágicos grande. En la década de 1990 era una operación que realizaban flotas extranjeras por
medio de contratos de asociación, que luego se retiraron mayoritariamente. Al 2005 el registro
regional de la CIAT lista 21 Palangreros Grandes31 con pabellón ecuatoriano (i.e., > 24 metros de
eslora). El mismo número de embarcaciones mencionan Arriaga & Martínez (2002). No obstante al
2005 estarían operativas sólo tres de estas embarcaciones (J. Martínez, comunicación personal).
Herrera et al (2003) indican que 29 especies de tiburones han sido reportadas en las captura de
los barcos palangreros industriales (Tabla 5), pero hay muy poca información respecto a los
volúmenes y composición de la captura. La CIAT tiene un registro de 1202 barcos palangreros
autorizados para operar en el Océano Pacífico Oriental, principalmente de Japón, Corea, y Taipei
(Fig. 8).

4.3.2. Mercado
Hay grandes vacíos en el conocimiento de la estructura y dinámica de la cadena de
comercialización y los mercados. Martínez (1999), Sáenz (20005) y Martínez & Viteri (2005)
presentan alguna información y la Figura 9 resume lo que se conoce al respecto de la captura en
el mar continental. Se conoce muy poco sobre el comercio de carne de rayas de agua dulce.

4.3.2.1. Carne
En general, los pescadores artesanales entregan la pesca a comerciantes con los que tienen
acuerdos previos (e.g., el comerciante financia el viaje ó provee insumos como combustible). Este
primer comerciante recibe los animales enteros y es el que clasifica, eviscera, y remueve las
aletas (Fig. 10). Los troncos de las especies de valor (e.g., Tiburón zorro, Aguado) se venden
directamente o por medio de intermediarios a las plantas de procesamiento donde se prepara los
productos en la forma que demanda el mercado internacional (principalmente troncos eviscerados
y sin cabeza (H&G) y filetes con piel ó sin ella) ó nacional (picadillo, filetes congelados IQF);
generalmente las plantas procesadoras también se encargan de la exportación. El principal
mercado de exportación es Estados Unidos que demanda tiburón refrigerado. Se conoce que los
intermediarios venden parte de la carne de estas especies directamente en el mercado nacional
(e.g., mercados de la costa y el interior del país, restaurantes) ó la trasladan a Colombia y Perú.
Las especies menos valiosas se canalizan por medio de varios intermediarios hacia el mercado
nacional y también se lleva a los países fronterizos.

La captura incidental de otras flotas (e.g., arrastre de camarón, cerco industrial para pesca
blanca), que usualmente no incluye tiburones de alto valor, generalmente se vende en el mar a
comerciantes que compran en volumen toda la pesca acompañante. Estos comerciantes a su vez
venden en tierra a otros ó directamente clasifican, remueven aletas, evisceran, y canalizan
directamente ó por medio de otros comerciantes al mercado interno (principalmente mercados) ó a
los países fronterizos.

                                                11
Se desconocen los volúmenes de carne que se destinan a cada segmento de los mercados. Hay
estadísticas de exportaciones pero se presentan grandes discrepancias entre los registros del
Banco Central, Subsecretaría de Pesca, y Empresa de manifiestos.

4.3.2.2. Aletas
Existe abundante información sobre el mercado internacional de aletas (Clarke, 2004; Keong,
1996; Rose, 1996 & 1998; TRAFFIC, 1996), Sáenz (2005) ha documentado el proceso de
comercialización en el continente y Galápagos, y Herrera et al., (2003) y WildAid (2005) presentan
información sobre el comercio ilegal de aletas del archipiélago.

En el continente el comerciante que compra el desembarque remueve y vende las aletas húmedas
a otro comerciante que las seca y posteriormente vende a comerciantes mayoristas y
exportadores. El proceso de secado es muy lucrativo, Sáenz (2005) estimó que genera una
rentabilidad de ca., 31% en un lapso de 15 días.

En Galápagos hay pescadores que capturan con redes de enmalle y aletean tiburones, y venden
las aletas a comerciantes que las secan, acopian y transportan clandestinamente hacia el
continente u otros países. Sáenz (2005) confirmó que en Paita (Perú) se desembarcan y
comercializan tiburones y aletas de Galápagos. Hay múltiples vías para sacar las aletas del
archipiélago (La Hora, 2003ay 2003b), al parecer el trasbordo en alta mar es una de las vías más
eficientes (El Universo, 2005c; Herrera et al., 2003; La Hora, 2003c; Sáenz, 2005; WildAid, 2005).
Barcos extranjeros palangreros también entran a pescar ilegalmente a la Reserva Marina de
Galápagos y existen registros de captura y aleteo de tiburones. Se han implementado acciones
para control y vigilancia (e.g., patrullaje en el mar, perros entrenados, revisión de equipajes) y se
han realizado varios decomisos y detenciones (Herrera et al., 2003; Sáenz, 2005; La Hora, 2003ª;
La Hora, 2003b) pero no ha sido posible detener la captura de tiburones y comercio ilegal de
aletas. Se ha denunciado que las aletas del archipiélago se “blanquean” en el continente pero
tampoco ha sido posible detener esta actividad.

Existe información sobre las exportaciones de aletas (Fig.11), pero también se presentan
discrepancias entre los registros del Banco Central, Subsecretaría de Pesca, y Empresa de
manifiestos (Fig. 12). De acuerdo a los registros del Banco Central las exportaciones se han
orientado principalmente a Hong Kong, Japón, y China (Fig. 13). En septiembre de 2004 se
prohibió la comercialización y exportación de aletas de tiburón32, lo que generó un mercado negro
para las mismas, una caída de los precios para los pescadores, y extorsión a estos aduciendo que
está prohibido desembarcar tiburones (El Comercio, 2004b; El Diario Manabita, 2004; El Universo,
2005b). Sáenz (2005) explica que los comerciantes y exportadores aprovecharon la prohibición
para castigar el precio.

4.3.2.3. Otros subproductos
Se desconoce la cadena de comercialización y destino de subproductos como dientes,
mandíbulas, piel, vísceras, y cartílago. Martínez & Viteri (2005) colectaron algunos valores en
playa, piel US$ 0.20 kg-1 y cartílago US$ 15 – 20 kg-1.

4.4. Uso no extractivo
Los principales opciones de uso no extractivo son el turismo y la preservación. Con respecto al
turismo la principal actividad es el buceo en Galápagos que está bien posicionado en los circuitos
internacionales y tiene como atractivo el bucear con variedad de tiburones, densos cardúmenes
de tiburones martillo, y Mantarrayas. Se ha manifestado que estarían llegando entre 8000 y 10000
turistas buzos que gastarían alrededor de US$ 3000 per capita (Frei, 2004 y 2005), y que
consecuentemente este ingreso es mucho más rentable para el país que la opción de uso
extractivo. El turismo de buceo en el continente no está desarrollado pero hay interés de
operadores por aprovechar ciertas áreas con este fin. No obstante no existen análisis respecto a
esta opción, ni se han evaluado sus costos y beneficios. La experiencia internacional indica que el
buceo y observación de tiburones y rayas puede ser una importante actividad económica

                                                 12
También puede leer
DIAPOSITIVAS SIGUIENTES ... Cancelar