POEMAS PARA LA UTOPÍA - Antonio López Baeza

 
Antonio López Baeza

POEMAS PARA LA UTOPÍA

                         http://www.feypoesia.org
Antonio López Baeza                                                                            http://www.feypoesia.org

                                                    INDICE

PRÓLOGO.................................................................................................... 4
PALABRAS PRELIMINARES...................................................................... 7
I EN LA ALABANZA DE LA CREACIÓN .................................................... 9
        1.    GRANDEZA Y DEBILIDAD DEL HOMBRE ......................................................... 10
        2.    DULCE HUÉSPED DEL ALMA............................................................................. 11
        3.    PODER DE LA CONTEMPLACIÓN ..................................................................... 12
        4.    SEÑOR DE LA EXISTENCIA ............................................................................... 13
        5.    LA BIENAVENTURANZA DE LA CONTEMPLACIÓN......................................... 14
        6.    PODER DE LA PALABRA DIVINA ....................................................................... 15
        7.    MI MÁS ALTO DESEO ......................................................................................... 16
        8.    CÁNTICO DE LAS CRIATURAS .......................................................................... 17
        9.    MOTIVOS PARA LA ALABANZA ......................................................................... 19
        10.     INVITACIÓN A LA ALABANZA......................................................................... 20
        11.     LO QUE MÁS AGRADA AL SEÑOR................................................................ 21
        12.     ALABANZAS EN EL TEMPLO DE LA CREACIÓN.......................................... 22
        13.     ALABANZAS EN EL MISTERIO DEL HOMBRE.............................................. 23
        14.     ALABANZAS EN CRISTO RESUCITADO ....................................................... 24
II EN EL CORAZÓN DE LA HISTORIA ....................................................25
        15.      FELIZ EL HOMBRE .......................................................................................... 26
        16.      FELICES LOS QUE CONSTRUYEN LA PAZ.................................................. 27
        17.      EN TI BUSCO LA VERDAD.............................................................................. 28
        18.      EN LA NOCHE OSCURA ................................................................................. 30
        19.      UN MUNDO SIN DIOS...................................................................................... 31
        20.      CONFIANZA EN MEDIO DE LA ANGUSTIA ................................................... 33
        21.      LEYENDO LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS.................................................. 35
        22.      LA VOZ DE DIOS.............................................................................................. 37
        23.      BREVEDAD DE LA VIDA ................................................................................. 38
        24.      LA BIENAVENTURANZA DE LOS INSATISFECHOS .................................... 40
        25.      LA ACEPTACIÓN DE SI MISMO ..................................................................... 41
        26.      NO QUIERO OTRA DEFENSA ........................................................................ 43
        27.      LOS FORJADORES DE MITOS....................................................................... 44
        28.      SEÑOR DE LO IMPOSIBLE ............................................................................. 45
        29.      EL ABRAZO SIN RUPTURA ............................................................................ 46
        30.      SÚPLICA A FAVOR DEL TESTIGO ................................................................. 47
        31.      INVITACIÓN AL MISTERIO.............................................................................. 48
        32.      DIOS HABITA NUESTRA TIERRA................................................................... 51
        33.      TRIUNFADOR DE LA MUERTE....................................................................... 52
        34.      UNA CANCIÓN SIN OCASO............................................................................ 53
        35.      INDEFENSO ANTE LA MENTIRA.................................................................... 54
        36.      EN LA MODERNA BABILONIA ........................................................................ 55
        37.      TU LUZ NOS HACE VER LA LUZ.................................................................... 56
III EN LA INTIMIDAD CON DIOS.............................................................58
        38.      MI VIDA SERIA INÚTIL ..................................................................................... 59
        39.      LA RAZÓN DE MI VIDA.................................................................................... 60
        40.      SALIDA DE UNA NOCHE OSCURA................................................................ 61
        41.      LA VERDAD OS HARA LIBRES ...................................................................... 62
        42.      LA VICTORIA SOBRE EL MAL ........................................................................ 64
        43.      EN EL ARDOR DEL MEDIODIA....................................................................... 66
                                             Poemas para la utopía
                                                     -2-
Antonio López Baeza                                                                              http://www.feypoesia.org

        44.      MI MÁS BELLO POEMA................................................................................... 67
        45.      ODA A LA ESCLAVA DEL SEÑOR.................................................................. 69
        46.      EN EL CORAZÓN DE LA UTOPÍA................................................................... 70
        47.      SED DE DIOS ................................................................................................... 72
        48.      DIOS HABLA A SU IGLESIA............................................................................ 73
        49.      SÓLO DIOS BASTA.......................................................................................... 75
        50.      ASAMBLEA DE LOS CORAZONES UNIDOS ................................................. 76
        51.      EN DEFENSA DEL HOMBRE .......................................................................... 77
        52.      CANTO DE PEREGRINACIÓN ........................................................................ 78
        53.      EL VERDADERO SENTIDO DE LA HISTORIA ............................................... 79
        54.      MÁS ALLÁ DE LA UTOPÍA............................................................................... 80
        55.      INFANCIA ESPIRITUAL ................................................................................... 81
        56.      LA VIDA FRATERNAL ...................................................................................... 82
        57.      PLEGARIA DEL HOMBRE LIBRE.................................................................... 83
        58.      BIENAVENTURADOS LOS LIMPIOS DE CORAZÓN..................................... 85
        59.      CONFIDENTE DE DIOS................................................................................... 87
INDICE DE MATERIAS PARA LOS TIEMPOS LITÚRGICOS Y LA
ORACIÓN...................................................................................................88

                                              Poemas para la utopía
                                                      -3-
Antonio López Baeza                                                    http://www.feypoesia.org

PRÓLOGO
Los salmos bíblicos constituyen un tesoro inapreciable para los cristianos. Felizmente, en la
actualidad excelentes traducciones y comentarios van poniendo este tesoro al alcance del
conjunto del pueblo. Además, la Liturgia de las Horas nos proporciona la ocasión para
recitarlos enmarcados en las circunstancias de la vida a las que cada uno de ellos
corresponde: por la mañana, al caer la tarde, en medio del trabajo, en la celebración de la
muerte, en días de acción de gracias...

Pero la obra más hermosa puede pasar inadvertida para una persona que no haya cultivado
su sentido estético; y para una persona que cultive escasamente el nivel espiritual y la
dimensión religiosa de su vida, los salmos pueden convertirse en objeto de cultura obligada,
de recitación rutinaria, de ejecución —en el peor sentido— mecánica.

La colección de salmos que nos presenta Antonio López Baeza, bajo el título de “Poemas
para la Utopía”, es una muestra del espléndido resultado que puede producir el contacto con
los salmos en una persona artísticamente dotada y que se acerca a ellos con el alma
despierta y la conciencia sintonizada con su contenido.

Sin afanes “didactistas” que, en lugar de introducir a la lectura de una obra poética como
ésta, cerrarían el paso a su saboreo espiritual, quiero subrayar la lección que para mí han
supuesto los “Salmos” de López Baeza en relación con el buen uso de los Salmos bíblicos.
Los salmos son, antes que nada, para ser escuchados. No, naturalmente, como se escucha
una noticia; ni siquiera corno se escucha una lección. Sino como se escucha el paso de la
brisa o el canto de los pájaros, de los que los salmos —como toda poesía— de alguna
manera son eco.

   ¡Qué magnífico es tu nombre, repetido de eco en eco por todas tus criaturas...!
Los salmos son para ser escuchados como una declaración de amor, una invitación o una
llamada: abriéndose a ellos y a su mensaje y acogiendo la presencia que se nos revela en
ellos. De ahí que la primera condición para el buen uso de los salmos consista en adoptar
una actitud maravillada y contemplativa.

   Tú lo hiciste
   capaz de contemplar y convertir en alabanza
               las maravillas derramadas en la creación.
   ¡Es el Señor mismo quien se entrega
   al hombre abierto a la admiración y al canto!
   Yo cimiento mi vida en la contemplación de su nombre...
Desde esta actitud, nuestros ojos se ahondan, se dejan iluminar por una luz que viene de
más allá que ellos mismos y se hacen transparentes a la presencia misteriosa que alienta en
las cosas, los acontecimientos de la vida y, sobre todo, en el fondo del hombre, y que en los
salmos se ha hecho palabra poética.

   Cumbres de los montes: en vuestra altura disparadas
   sólo sois el anhelo de Dios
   que Dios mismo puso al crearos
   en las entrañas de la tierra.

                                   Poemas para la utopía
                                           -4-
Antonio López Baeza                                                       http://www.feypoesia.org

   Señor, mi grito más sonoro, mi soledad más fuerte...
   ¡Dios mío, fuente de todas mis ansias!
Así, la contemplación desencadena el canto en el que la voz inconfundible de cada uno se
hace eco de la única Presencia y de la única voz.

   Señor de mi existencia:
   ¡Ojalá fueses tú el único músico de mi vida;
   y yo únicamente cantor de tus verdades!
             ...Pero más dulce que la frescura desatada de los ríos,
   más magnífico que el romper de las olas en cantiles y playas,
   más armonioso es el canto que el Señor vierte en mi corazón!
   Canta, corazón, que es lo tuyo...
   Mi más bello poema es el deseo de ti que vive en mí
   y todos mis poemas se pierden en el deseo de cantarte.
Pero ni la escucha, ni la contemplación, ni la aceptación de la presencia que late en el fondo
de nosotros mismos suponen o exigen del lector cristiano de los salmos que se aísle de las
circunstancias de su vida, de los dolores y las esperanzas de su generación. Recogerse
para contemplar no significa aislarse. La comunicación de la Presencia de Dios tiene lugar
en medio de la vida y no discurre paralela a nuestra historia, sino que se introduce en ella y
la dota de su más verdadera dimensión, convirtiéndola en historia salvífica. Por eso en los
salmos bíblicos resuenan la alegría y la confianza de los niños y de los sencillos, el llanto de
los que sufren, la cólera de los que se rebelan contra la injusticia, la esperanza y la
confianza de los justos. Los salmos de Antonio López Baeza son un eco fiel de los salmos
bíblicos cuando canta “desde la noche oscura”, medita sobre la brevedad de la vida y
confiesa a Dios en medio de la dificultad; y lo son también cuando denuncia al hombre
esclavizado que

   sólo tiene ojos para aquello
     que satisface su pasión...
y al insensato,

                ...aquel que sólo confía en los resultados del análisis
   y en las conquistas de la técnica,
   no conserva espacio libre en su corazón
   para que Tú le cantes la suprema verdad
   y a los “poderosos de la hora presente”, que
               ...han querido hacer un mundo sin Dios:
   ¡Y mirad el resultado!
   y a los “forjadores de mitos” de la “moderna Babilonia”, que
               ...pretenden, con sus mitos de grandeza,
   desterrar mi esperanza en ti, Señor...
La fidelidad del canto de nuestro poeta al canto de los poetas bíblicos aparece, sobre todo,
en su respuesta a los problemas y a las angustias de nuestro tiempo.

                                    Poemas para la utopía
                                            -5-
Antonio López Baeza                                                   http://www.feypoesia.org

Apoyado en la confianza que le otorga la Presencia de Dios, presentida incluso en los
momentos de mayor oscuridad, responde a la conciencia de su finitud con la “aceptación de
sí mismo”:

   Yo, Señor, soy como nada cuando me pongo ante ti;
   pero me siento seguro al amparo de tu bondad.
   Responde a la angustia:
   Pasión de mis entrañas, Dios mío,
   ¿es posible que me hayas olvidado?
Con redoblada confianza:

   ¡Vuélvete a mí, Señor, mi horizonte más lúcido!
   Yo seré transparente a la luz de tu gracia,
   peregrino incansable de tu recia ternura,
   la que ofreces a todos y derramas sin cuento
   sobre el cuenco vacío de un corazón hambriento.
Responde a las dificultades de nuestro mundo con la llamada a la conversión del corazón:
   Levántate, Señor, tú que para mejor servirnos
   te hundiste en lo más hondo del dolor solidario.
   Dios se prepara un pueblo de pobres
   que nos enseñen de nuevo la alegría de compartir
   y la libertad de esperarlo todo del amor.
Pero responde, sobre todo, con la proclamación de un mensaje de esperanza para todos
que justifica la inclusión en el título de la hoy tan aireada y tan necesaria utopía. Su
apelación a la utopía hunde sus raíces en la fe, que desafía cualquier decepción, en el
“Señor de lo imposible”, el “Triunfador de la muerte”, y anuncia un mundo nuevo en el que

   cada hombre, y para siempre, será su yo más suyo;
   y al mismo tiempo su yo más compartido y libre;
   cada hermano será la alegría de todos
   y todos la corona de una única alegría.
Se han hecho muchos poemas a partir de los salmos bíblicos. Los de Antonio López Baeza
se distinguen por su fidelidad a los grandes temas de la poesía bíblica y por su sensibilidad
a las necesidades profundas de nuestra generación. Por su honda fe en Dios —“sólo Dios
basta”— y su confianza en el hombre. Tienen un acento personal inconfundible, pero en la
fuente de su canto se adivina el mismo Espíritu que inspiró la composición de los Salmos.
Para mí no son una traducción más; son un eco de la Palabra, que invita a sus lectores a
acogerla interiormente para que siga resonando.

Juan Martín Velasco

                                   Poemas para la utopía
                                           -6-
Antonio López Baeza                                                    http://www.feypoesia.org

PALABRAS PRELIMINARES
    Este libro ha nacido de la meditación asidua de los Salmos Bíblicos. No es, por tanto,
una obra de entera originalidad, aunque tampoco debe considerarse una nueva versión de
los poemas sagrados. Es, según creo, el resultado de un ir y venir de mi vida a los Salmos, y
de los Salmos a los problemas nuestros de cada día.

Confieso que la belleza lírica, la riqueza humana y la profundidad religiosa que contiene el
libro inspirado son, para mí, nuevos y mayores cada día. De modo que el primer fruto de
haberme atrevido a poner por escrito mis sentimientos, brotados al calor de los Salmos, ha
sido el de acrecentar en mí la admiración y el interés por los mismos.

He rehusado dar a este libro el título de “Salmos” por considerar que mis poemas no
merecen tan hermoso nombre. Al pie de cada composición figura el número original del
poema bíblico, para que el lector, en caso de que le interese, pueda comprobar que los míos
son sólo un pálido reflejo —aunque verdadero— del contenido del Libro Sapiencial.

Al intitular este libro “Poemas para la Utopía” quiero dar a entender desde los comienzos
que se trata de una lectura cristiana de los salmos veterotestamentarios. Una lectura en la
que los cielos nuevos y la tierra nueva, el hombre nuevo y la nueva sociedad, alimentan el
quehacer y el sentir del hombre que se dirige a Dios.

“Poemas para la Utopía” se ofrecen también como un modesto testimonio del gozo de saber
que el amor de Dios nos envuelve y penetra, hasta ser la realidad más íntima y necesaria a
nuestro ser de hombres.

Antonio López Baeza

                                   Poemas para la utopía
                                           -7-
Antonio López Baeza                                    http://www.feypoesia.org

                              Los hombres han dejado a Dios
                              no por otros dioses, dicen,
                              sino por ningún dios;
                              y eso no había ocurrido nunca:
                              que los hombres a la vez negasen
                              a los dioses
                              y adorasen a dioses
                              profesando primero la Razón,
                              y luego el Dinero, y el Poder,
                              y lo que llaman Vida,
                              o Raza, o Dialéctica.
                              T.    S. Eliot

                      Poemas para la utopía
                              -8-
Antonio López Baeza                            http://www.feypoesia.org

I En la alabanza de la creación

                       Poemas para la utopía
                               -9-
Antonio López Baeza                                               http://www.feypoesia.org

1. GRANDEZA Y DEBILIDAD DEL HOMBRE

SEÑOR, mi espacio de alegría, mi aire de libertad,
mi vuelo más sereno...
¡Qué descanso tu nombre sobre mis labios!
¡Qué altura de tu gloria sobre mi pecho!

Las criaturas más pequeñas
—desde el recién nacido hasta las silvestres florecillas—
son una fortaleza inexpugnable
para los que aún niegan la verdad de tu amor.

Y ¿qué diré del entusiasmo
que me recorre cuando miro al cielo,
cuando contemplo la serena quietud de la luna
y la magnífica multitud de las estrellas...?

Pienso entonces, Señor, que el hombre
es demasiado grande para bastarse a sí mismo;
que su destino supera todo su poder.
Tú lo hiciste
capaz de contemplar y convertir en alabanza
las maravillas derramadas de tu creación.

Árboles y ríos florecen y corren para el hombre;
cuadrúpedos y aves se multiplican en formas
de agilidad, de canto y de belleza, para el hombre;
el mar y las montañas, con ser tan grandes,
están por debajo del hombre que ama, que escucha, que te alaba.

Señor, mi grito más sonoro, mi soledad más fuerte...
¡Qué magnífico tu nombre, repetido de eco en eco,
por todas tus criaturas!

(Salmo 8)

                                   Poemas para la utopía
                                          -10-
Antonio López Baeza                                                     http://www.feypoesia.org

2. DULCE HUÉSPED DEL ALMA

¡MIS oídos se extasían ante el canto de gloria
que se eleva al unísono de todas tus criaturas, Señor!
Desde el oriente hasta el ocaso,
desde las cumbres cenitales
hasta las simas rugientes de los más profundos veneros,
se escucha una sola voz que proclama, con la elocuencia del silencio,
que sólo Tú eres el Espíritu que reconforta y vivifica.

Como el calor del sol, que baña cada día, sin cansarse, la faz de nuestro mundo;
como atleta que supera todas las marcas que se creyeron insuperables;
como esposo, radiante de juventud, que sabe eternizar
el instante sublime de su entrega apasionada y única:
¡Así tu amor, ágil e incontenible!
¡Así tu sabiduría, que todo lo penetra y trasciende!

Tú nos enseñas aquellas dulcísimas melodías
que mejor nos conducen a la unidad del canto.
Tú acoges la sencillez del alma que se te abre,
como flor de sublime y rara belleza
apenas visible entre el polvo y las prisas del camino,
para hacerla corola de tu gloria en la tierra.
Tú nos allanas las sendas y nos descorres los velos
para que podamos ser embriagados, aquí y ahora,
por el más allá de tu presencia y tu figura.
¡Tú, que nos alegras con el vino fuerte de tu amistad,
y abres nuestros ojos
hacia aquellas verdades que sólo se pueden ver con el corazón,
hacia aquellas alegrías que nos invaden con los ojos cerrados!
Enséñame a no negar mis límites;
y, si fueran tantos que no pudiera soportarlos,
enséñame a confiarte el fardo de mis miserias.

Que el gran pecado del olvido de ti
no encuentre en mi carne su terreno abonado.
Así seré tu hijo, renacido cada instante de tu amor.
Así podré transparentar algo de ti a mis compañeros de ruta.
Así proclamaré que Tú eres el descanso en la fatiga,
la fecundidad de todo lo estéril
y el calor que derrite todos los hielos de soledad y muerte.
¡Espíritu que sondeas y haces subir
las profundidades del amor eterno!

(Salmo 19)

                                  Poemas para la utopía
                                         -11-
Antonio López Baeza                                            http://www.feypoesia.org

3. PODER DE LA CONTEMPLACIÓN

¡CONSAGRAD al Señor todas las riquezas de la tierra!
¡No las consagréis más a la explotación de unos sobre otros!
¡Mirad cómo los ríos corren hacia su muerte
alumbrando la vida!
¡Mirad cómo las montañas están firmes en su soledad
señalando con sus picachos serenos
las alturas inalcanzables!
¿Quién se juzga capaz de escalar cumbres de salvación?
¿Quién se cree a sí mismo poseedor de su vida?
Pero el hombre que busca la amistad con Dios,
aquel que derriba por el polvo
los ídolos del dinero, de la jactancia y de las leyes,
ése subirá más alto, y para siempre,
que los astronautas en sus naves espaciales;
ése subirá allí donde descansar
es crecer de admiración en admiración
y de entusiasmo en entusiasmo
por los bosques espesís imos de las maravillas de Dios.

¡Abrid, pues, para todos los hombres
caminos de amistad con Dios!
¡Abridles de par en par las puertas
de la contemplación rendida y amante!
Que todos los hombres puedan experimentar que Dios
es su destino más alto y su alegría más serena.
¡Es el Señor mismo quien se entrega
al hombre abierto a la admiración y al canto!

(Salmo 24)

                                  Poemas para la utopía
                                         -12-
Antonio López Baeza                                           http://www.feypoesia.org

4. SEÑOR DE LA EXISTENCIA

SEÑOR de la existencia:
¡Quién supiera hacer de su entera vida
una acción de gracias,
y de todos los latidos de su corazón
una alabanza a tu nombre!
Anunciar, lo mismo en las horas felices
que en la desgracia,
la fidelidad de tu amor que nunca disminuye.

Señor de la existencia:
Tus acciones son la fuente de mi alegría
y en tus obras, se sacia mi corazón, siempre insatisfecho.
¡Qué sabio es tu proceder con los humanos!
¡Qué profundos los caminos que abres al que llamas para ti!
Los necios quieren guiarse por su propia razón,
¡y todos sus pasos conducen al atolladero!
Cuando parece que el triunfo va a coronar sus esfuerzos,
el gusano de la amargura
o el fuego de la incertidumbre
ponen fin a su orgulloso florecer.
Porque todo el que no siembra contigo, desparrama;
y la vida que no se nutre de ti
enflaquece sin gracia y sin destino.

Señor de la existencia:
Tú viertes en mis venas aromas de esperanza
y templas mis nervios
con las armonías del más virtuoso instrumentista.
Por eso, el conjunto de mis años
será una gozosa melodía,
una cantata de los más gloriosos acordes,
que hará enmudecer de asombro
a todos los que negaron tu necesidad y tu presencia.

El que confía en ti, Señor,
escapa a los juicios mezquinos de la historia,
y sus raíces, bien regadas, dan fruto
más allá de los cambios de ideologías, modas y poderes.

¡No hay frustración para quien se abandona a tus destinos,
ni vejez o enfermedad que no lleven sus frutos de madurez!

Señor de mi existencia:
¡Ojalá fueses Tú el único músico de mi vida;
y yo, únicamente, cantor de tus verdades!

(salmo 92)

                                  Poemas para la utopía
                                         -13-
Antonio López Baeza                                                   http://www.feypoesia.org

5. LA BIENAVENTURANZA DE LA CONTEMPLACIÓN

Mi entusiasmo se desborda, Señor,
al contemplar las obras de tus manos.
¡Ojalá que mi canto supere los límites de mi pequeñez
para anunciar, día y noche, tu fidelidad;
para hacer llegar, incluso a los que no piensan en ti,
los ecos del gozo de tu amistad!

El hombre esclavizado sólo tiene ojos para aquello
que satisface su pasión, dejándolo siempre abocado
al abismo de los más crueles desengaños.
Y el insensato, aquel que sólo confía en los resultados del análisis
y en las conquistas de la técnica, no conserva espacio libre en su corazón
para que Tú le cantes la suprema verdad
de lo que permanece inasequible a la tensión y al esfuerzo programados.

Parece que sus obras llegan lejos
y que sus vidas escalan pedestales de honor imperecedero;
pero son como hierba que jamás se hace fruto
y que nadie se acuerda de bendecir su nombre.
Por muchos esfuerzos que hagan sus secuaces
para mantener viva su memoria,
manejando programas de TV y falseando páginas de la historia,
¡nadie los recordará como benefactores!,
ya que sólo permanece la obra que desconoce el orgullo
y anuncia tu poder que todo lo sustenta.

Yo, Señor, soy como nada cuando me pongo ante ti;
pero me siento seguro al amparo de tu bondad.
Yo cimiento mi vida en la contemplación de tu nombre,
porque no hay fecundidad comparable
a la del que permanece plantado
en la tierra firme de tu amor.

¿Qué me importan la enfermedad, la vejez ni la muerte,
si Tú eres la juventud eterna
y tu alegría es la fuente de cuantos se alegran en ti?

Sólo por ti me renuevo en la esperanza
de seguir siendo hombre entre los hombres,
hermano entre los hermanos,
libre con la libertad de cuantos
entregaron su libertad a ti!

(Salmo 92)

                                   Poemas para la utopía
                                          -14-
Antonio López Baeza                                             http://www.feypoesia.org

6. PODER DE LA PALABRA DIVINA

EL Señor da seguridad a mis pasos;
el Señor, cuyo amor desborda los límites
de su inagotable creación.

Tu poder, oh Dios, no lo has recibido de nadie;
y la hermosura de tu obra
no cabe en la inspiración de los artistas de este mundo.

Los ríos cantan ternuras a su paso,
cantan pregonando la alegría de vivir
bajo el impulso de tu pródiga mano.

Pero más dulce que la frescura desatada de los ríos,
más magnífico que el romper de las olas en cantiles y playas!
¡más armonioso es el canto que el Señor vierte en mi corazón!

Tu palabra da serenidad y esperanza;
tu palabra renueva incesantemente las ruinas
de nuestro insensato proceder.

Por eso, Señor, tus obras nos superan.
Y tu alabanza no cesará de escucharse
en tanto mantengas un corazón abierto a tus designios.

(Salmo 93)

                                   Poemas para la utopía
                                          -15-
Antonio López Baeza                                                     http://www.feypoesia.org

7. MI MÁS ALTO DESEO

QUIERO cantar la alegría de vivir
—¡para ti es mi música, Señor! —
Quiero que mi vida sea una entera alabanza
a tu inquebrantable ternura.
¿Cuándo saciarás mi deseo?

Mi conducta será entonces un poema
de confianza y abandono;
en lo más recóndito de mi ser
tu nombre me inspirará la rectitud para con mis hermanos;
no admiraré las bravuconadas de los que se creían a salvo,
ni me recrearé en los pasos perdidos
de los que creyeron hacer de su orgullo un camino sin trabas.
Por el contrario, mis ojos estarán atentos
a descubrir todo lo bueno que pueda haber
en cualquier hombre y en cualquier situación humana,
porque todo lo bueno procede de ti.

Enmudecerán al ver que mi alegría
no es la del dinero ni de aquello
que se compra con dinero; sino que mi alegría
es más fuerte y duradera porque se enraíza en ti
y en el amor que de ti nos envuelve.

Mis amigos serán también de los que buscan tu rostro;
y con ellos, día tras día, entonaré mi acción de gracias en tu presencia.
La verdad colgará de nuestros labios
como fruto de dulces entrañas compartidas:
y así terminarán por bajar la cabeza
los que propagaban su altiva razón como estilo de vida
y la trampa al hermano como medio de alcanzar
sus metas de avaro bienestar.

La plaza mayor de la libertad humana
estará repleta de los que invocaron tu nombre;
de los que protagonizaron tu salvación
dejándose salvar por ti.

Quiero cantar la alegría de ser tuyo
—¡para ti es mi música, Señor! —
¿Cuándo saciarás este mi más alto deseo?

(Salmo 101)

                                    Poemas para la utopía
                                           -16-
Antonio López Baeza                                                 http://www.feypoesia.org

8. CÁNTICO DE LAS CRIATURAS

I.
MI ser entero se hace comunión
con tu universal presencia, Señor.
Qué inmensa se manifiesta la gloria de tu poder
en la innumerable variedad de tus criaturas...
El cielo es un dosel de ternura, una mano amorosa
que no cesa de acariciar y proteger
todo cuanto nace, crece y se multiplica bajo el sol.
Cumbres de los montes: en vuestra altura disparada
sólo sois el anhelo de Dios
que Dios mismo puso al crearos
en las entrañas de la tierra.
Y vosotras, nubes, que vagáis por los espacios,
ya empujadas por vientos mañaneros,
arreboladas ya por el crepúsculo de la caída,
sois las infatigables mensajeras
de la fiesta de la vida siempre a punto de comenzar.
II.
EL mar y la tierra conviven como niños
que juegan, día y noche, confiados en tu presencia;
y mutuamente se abrazan entre cantos y danzas
de lo que parece alejarse y perderse
para volver al encuentro con renovada ilusión.
Las criaturas que pueblan la libertad de los campos
-especies de fieras salvajes,
inclasificable variedad de plantas y florecillas silvestres-,
conocen de ocultos manantiales para refrescar su ardor
y tienen entrañas perfumadas de ternura
que derraman a su paso la gracia multiforme de tu don.
Cómo trinan, de rama en rama, los pájaros sin dueño,
olvidándose del canto
porque cada instante lo reciben nuevo de ti!
Y ahí está el hombre. Para él
canta todo ser que canta, y es alegría de su espíritu
todo cuanto da fuerza a sus sentidos, a su mente y a su corazón:
porque el hombre es el lado inmortal
de todo cuanto se ve.

III.
ÁRBOLES de la floresta, ¿quién os condujo a ser tan múltiples,
tan esbeltos y gráciles, en vuestra soledad poblada de cantos...?
Pinos, eucaliptos, cipreses y abetos;
sauces, olmos, moreras, álamos y chopos;
acacias, encinas y terebintos;
                                      Poemas para la utopía
                                             -17-
Antonio López Baeza                                                    http://www.feypoesia.org

robles y palmeras... nombres míos
de mi más encendida paz
y de los silencios con mensaje!
El día se abraza desnudamente con la noche.
Hay vida en la noche y hay vida en el día.
Y toda vida es lucha y canción.
La noche se retira dejando a la aurora la fresca quietud del rocío
y las huellas calientes de los animales que, entre las sombras,
buscaron su justa ración en el banquete de la fraternidad.
Cuando el día se aleja, la tarde recibe en sus manos
un espacio de misterio
en el que la vida ya no es cegadora claridad,
sino bullicio de estrellas
que emiten señales de eternidad sobre los corazones despiertos.
IV.
CREADOR nuestro de cada día:
yo proclamo tu gloria en cuanto veo
y enmudezco por lo mucho que escapa a mi limitado ver.
Pero tu Espíritu, raíz de todo lo vivo,
vuelo de todo cuanto crece,
recrea sin cesar prodigios de tu amor vigilante
y milagros de tu pródiga hermosura
a partir de las realidades más simples y sencillas:
para que el hombre nunca apure el gozo de lo desconocido.
El mar, otro tiempo reino del poder indómito,
es ahora maravilla para el ojo oscuro de la cámara
que fija en su celuloide instantes irrepetibles de hermosura abisal:
Gracias, Señor, porque también el hombre
ha penetrado en las simas del océano
para extraer un canto inédito de alabanza a su Creador!
V.
LA gloria del Señor es incesante.
Bajo su mirada todo es gozo de existir,
todo fuente de amor y contemplación...
Mientras me quede memoria de mi mismo
no dejaré de alabarte a ti, mi Creador.
¡Todas las fibras de mi ser canten, como guitarra bien templada,
al Dios de la vida que no se agota!
Corazón mío, que suene lejos tu latido
y no tenga freno tu entusiasmo.
Canta, corazón, que es lo tuyo.
Canta y ama: que el amor hecho canción
ata en un solo ramillete
las maravillas derramadas de la Creación.
(Salmo 104)

                                    Poemas para la utopía
                                           -18-
Antonio López Baeza                                        http://www.feypoesia.org

9. MOTIVOS PARA LA ALABANZA

HOMBRES todos y pueblos de la tierra,
¡alabad al Señor!
Su amor hacia nosotros no se agota,
¡alabad al Señor!
Es fiel, aunque nosotros no lo seamos,
¡alabad al Señor!

Porque el hombre
ha sido creado a imagen del Creador,
y nunca podrá el hombre
borrar de sí esta imagen,
¡alabad al Señor!

Porque, en medio de nuestras limitaciones y miserias
escuchamos siempre la llamada a confiar más en su amor,
¡alabad al Señor!

Porque en todas nuestras preocupaciones y trabajos
nos precede su cuidado, su trabajo y su preocupación,
¡alabad al Señor!

Porque más allá del cansancio y de la muerte
nos espera su abrazo descansante y vivificador,
¡alabad al Señor!

Alabad al Señor,
todos los que os alimentáis de esta fe!

¡Alabadle, encendiendo con vuestro canto
la alabanza de toda la creación!

¡Alabadle, y que vuestra alabanza,
siembre en todos los rincones de la tierra
la gratitud, que es sabiduría del amor!

(Salmo 117)

                                   Poemas para la utopía
                                          -19-
Antonio López Baeza                                             http://www.feypoesia.org

10. INVITACIÓN A LA ALABANZA

¡VENID, bendigamos al Señor!
Vamos a cantar unidos sus maravillas.
Vamos a formar una catedral de alabanza
con nuestros corazones rendidos de entusiasmo.

Venid a elevar nuestras manos en la danza
tejiendo en su honor una corola de ritmo y de cadencias.
Venid a juntar el cielo con la tierra
a fuerza de aclamaciones y vítores
al Absoluto que todo lo hace para nuestro bien.

Venid a hacer la noche como el día
con el fuego radiante de nuestra adoración al Único.
Venid a hacer el dolor como una gloria
poniendo en medio de él la confianza, el abandono y el canto.

¡Que el Señor se haga presente en nuestra fiesta
y Él mismo sea el director de coro y danza!
¡Que el Señor se complazca en nuestra asamblea
y habite en cada uno de nosotros
como en su propio templo!

(Salmo 134)

                                  Poemas para la utopía
                                         -20-
Antonio López Baeza                                                http://www.feypoesia.org

11. LO QUE MÁS AGRADA AL SEÑOR

¡ALABEMOS la magnificencia del Señor!
¡A todo hombre hace bien reconocer su grandeza!
El Señor es la fuerza de la unidad consumada;
él sana los corazones rotos de tanto amar
y les da la necesaria energía para seguir amando.

El Dios que creó el orden asombroso del firmamento
puede y quiere crear también
la unidad de todos los corazones en la tierra.
Sólo él sostiene a los luchadores de la fraternidad universal,
mientras que humilla hasta la plena confusión
a los intrigantes del poder
y a cuantos se ponen de parte del más fuerte.

¡Cantemos agradecidos al Señor de la unidad!
¡Cantemos al unísono, hasta que nuestro canto
supere en armonía el sonido orquestal de una pradera
en el clímax de su más rica floración primaveral!

¿Quién, sino el Creador y Padre de toda vida,
dispuso que los bienes de la naturaleza
sirvieran a todos los seres,
en el respeto de sus múltiples necesidades
y en la afirmación de la imprescindible complementariedad vital?

¿Quién, sino el Autor de toda ternura y belleza,
sostiene y alimenta la multiforme unidad de todo lo creado
como de un cuerpo único dirigido al amor?

Por eso, nada de cuanto existe agrada tanto al Señor
como el corazón que sabe admirar y compartir;
como el corazón que sabe caer rendido
arte las pruebas infinitas del amor divino
llamando al abrazo de paz y de fecundidad
en lo secreto de todo ser que alienta.

(Salmo 147, 1-11)

                                    Poemas para la utopía
                                           -21-
Antonio López Baeza                                                 http://www.feypoesia.org

12. ALABANZAS EN EL TEMPLO DE LA CREACIÓN

ALABEMOS al Señor en las maravillas de sus manos,
alabémosle con el sentimiento de universal adoración:
alabémosle en el ritmo y profundidad del firmamento,
alabémosle en la armoniosa sucesión de las estaciones;
alabémosle en la cumbre virginal de las montañas,
alabémosle en la densidad impenetrable de las selvas;
alabémosle en el manar oculto de las fuentes,
alabémosle en la energía germinadora de la tierra;
alabémosle en el florecer sin número de la primavera,
alabémosle en la multiforme utilidad y belleza de los árboles;
alabémosle en el canto sin registro de las aves,
alabémosle en el amor a la vida de todas las especies;
alabémosle en la conciencia de que todo lo hizo bueno,
¡que todo corazón contemplativo se rinda en alabanzas al Creador!

(Salmo 150)

                                  Poemas para la utopía
                                         -22-
Antonio López Baeza                                         http://www.feypoesia.org

13. ALABANZAS EN EL MISTERIO DEL HOMBRE

ALABAD al Señor en su Imagen Viva,
alabadlo en el centro y en la cumbre de su creación;
       alabadlo en el vigor y belleza corporales,
alabadlo en la profundidad desconocida del corazón;
       alabadlo en la intrepidez de la juventud,
alabadlo en la serenidad de la edad madura;
alabadlo en el gozo incomparable de la amistad,
alabadlo en la soledad que ahonda caminos interiores;
       alabadlo en la búsqueda y en la creatividad,
alabadlo en la contemplación y en el descanso;
       alabadlo en los hallazgos de las ciencias,
alabadlo en las inéditas expresiones del arte;
alabadlo en el amor que procrea y en el amor de castidad,
alabadlo en la conciencia de fraternidad universal;
alabadlo en la proclamación de su gloria que nos habita,
¡que todo hombre despierto viva en alabanza a su Señor!

(Salmo 150)

                                  Poemas para la utopía
                                         -23-
Antonio López Baeza                                          http://www.feypoesia.org

14. ALABANZAS EN CRISTO RESUCITADO

ALABADO sea Dios en la victoria de Cristo Resucitado,
alabado en el Templo de la Nueva Creación;
alabado en la sabiduría de la cruz,
alabado en la fuerza de la debilidad;
alabado en la alegría de ser pobre,
alabado en la libertad de ser veraz;
alabado en el amor a los enemigos,
alabado en el trabajo que construye la paz;
alabado en la mirada que desvela esperanza,
alabado en la superación del miedo a la muerte;
alabado en el sacrificio voluntario por el bien común,
alabado en el llanto que florece en canciones;
alabado en los cielos nuevos al alcance del hombre,
alabado en la tierra nueva habitada por la gloria de Dios;
        alabado en el destino eterno de toda obra de amor,
¡que el hombre resucitado irradie el gozo de su Señor!

(Salmo 150)

                                  Poemas para la utopía
                                         -24-
Antonio López Baeza                             http://www.feypoesia.org

II En el corazón de la historia

                        Poemas para la utopía
                               -25-
Antonio López Baeza                                          http://www.feypoesia.org

15. FELIZ EL HOMBRE

FELIZ el hombre
que se sabe en camino hacia sí mismo,
y sin dar cabida en su corazón a estériles fantasías
se enfrenta cada día con su propia realidad.

Feliz el hombre
que no se considera desprovisto de todo valor,
y cultivando los dones recibidos
se abre al infinito de Dios que mora en él.

Feliz el hombre
que se reconoce necesitado y hambriento
de algo que lo supere y dinamice
más allá de los límites de su yo posesivo.

Feliz el hombre
que huye de las respuestas prefabricadas,
y busca, aunque se vea incomprendido y solo,
la verdad que lo libere de toda rutina existencial.

Feliz el hombre
que cultiva las raíces de su solidaridad universal,
y acepta que su vida será más bella y fecunda
cuanto más hondo baje en la tierra del dolor compartido.

Él será una primavera en la historia de los hombres;
y los miedos, vacíos y desesperanzas
que royeron el corazón de tantos hermanos,
no tendrán ya poder de muerte para muchos
gracias a la descarga de amor que de él recibieron.

Feliz el hombre
que se propuso por encima de todo ser fiel a sí mismo,
porque en sí mismo
fue camino para el encuentro de Dios con los hombres.

(Salmo 1)

                                     Poemas para la utopía
                                            -26-
Antonio López Baeza                                                    http://www.feypoesia.org

16. FELICES LOS QUE CONSTRUYEN LA PAZ

¿QUÉ esperan conseguir los pueblos
que se abastecen de armas nucleares?
¿Por qué hacen planes sin sentido
pensando que la paz es el resultado
del equilibrio en el poder de la destrucción?

¡Insensatos!
Os tenéis miedo unos a otros
y aguardáis el momento de descuido para echaros encima del hermano.

Y gritáis: “No tenemos más fuerza que aquella
que nos viene de nuestros carros de combate,
de nuestros cazas supersónicos
y nuestras bombas de neutrones.
¡No tenemos más fuerza
que aquella que destruye para siempre! “

El Señor oye tales bravuconadas y se ríe;
y, con la verdad de su boca,
pone en evidencia la mentira del poder violento.
“Mirad —dice el Señor de la Vida—,
yo pongo en medio de los pueblos a mi Hijo,
el que no usa más violencia que la del amor,
ni desata más guerra
que la necesaria para vencerse uno a sí mismo.
A éste le daré la herencia del Mundo Nuevo;
a éste le abriré los tesoros
de la paz que florece entre cantos y abrazos,
entre abundante cosecha de esperanza
y fiestas de fraternidad universal;
¡y no entre ruinas y llantos
por la victoria del más fuerte!”.

Aprended, las potencias nucleares, esta lección:
La tierra no será de los que fabrican y venden artefactos de muerte.
La alegría de vivir no puede descansar sobre la desconfianza,
la competencia y el miedo de unos pueblos a otros;
¡y menos sobre la amenaza, siempre pendiente,
de una guerra nuclear!

¡Felices los que construyen la paz con la justicia
y la justicia con el amor!

(Salmo 2)

                                    Poemas para la utopía
                                           -27-
Antonio López Baeza                                                    http://www.feypoesia.org

17. EN TI BUSCO LA VERDAD

SEÑOR de lo escondido, en ti busco la verdad
que me han negado los hombres.
Han pretendido dejarme en la cuneta hasta que me desangre en soledad.
Han dicho: “Se le escapó su hora del triunfo.
Ya no es el hombre que sirva a nuestros planes.
Se le debe considerar como persona non grata
y enemigo del pueblo, pues dice
que nuestros caminos son contrarios
a los verdaderos intereses de los pobres”.

Señor de lo escondido, ¿ no es cierto que no me he buscado a mí mismo?
¿No sabes Tú que mi confianza absoluta
hace tiempo que no la pongo en los hombres?
¿Acaso ignoras que no tengo proyectos sobre mi vida
porque todos mis proyectos eres Tú?

Si no fuera así, yo sería tan necio como ellos:
como ellos, que escupen al cielo y creen que no les va a caer encima;
como ellos, que ponen trampas legales y constitucionales,
pensando que su astucia los librará de ser atrapados en las mismas;
como ellos, que se sirven del hermano para escalar sus puestos de poder,
con la promesa engañosa de servir desde arriba
los intereses del débil, de los marginados y de los últimos.

¡Levántate, Señor, Tú, que para mejor servirnos
te hundiste en lo más hondo del dolor solidario!
Tú, que nos advertiste, sin reservas,
que todos los poderosos de este mundo
se elevan sobre el sufrimiento de los más pequeños.
Tú, que nos mostraste con tu vida que el primero
es el que sirve a los demás desde el anonimato y la desambición.

Yo he querido ajustar mis pasos a tus huellas.
Yo he hecho de tu palabra mi programa de acción.
Yo he deseado tu Espíritu
como fuerza que conduce a la victoria del amor.

Levántate y pon fin a tanta confusión.
Tú, que conoces las intenciones del hombre
antes que el hombre las conciba;
Tú, que juzgas las acciones humanas
en sus raíces y no en sus apariencias.

Mi defensa la busco en ti.
No porque yo sea inocente o libre de toda culpa,
sino porque he esperado en ti
y me he negado a secundar sus proyectos de destrucción.

Señor, que actúas en lo invisible
y blandes la espada de tus sentencias
para cortar el nudo apretado de tantas y tan bien trabadas mentiras;

                                   Poemas para la utopía
                                          -28-
Antonio López Baeza                                                   http://www.feypoesia.org

que apuntas las flechas de tu sabiduría
al engaño de nuestras astucias y seguridades:
¡Están listos los que ambicionan el poder para servirse a si mismos
y amontonar riquezas con el sudor de los humildes!
Sus argucias los empequeñecen ante el Dios de toda verdad,
y su final será quedar apresados
en las redes de su propia ambición.

Mi seguridad está en ti, que me instruyes en mis entrañas,
y me das la sabiduría de un vivir sosegado y compartido.

(Salmo 7)

                                   Poemas para la utopía
                                          -29-
Antonio López Baeza                                                     http://www.feypoesia.org

18. EN LA NOCHE OSCURA

¿HASTA cuándo, Señor, se alargará mi prueba?
¿Hasta cuándo va a durar esta situación lamentable
que me pone al borde de la desesperación día tras día?
¿Hasta cuándo voy a ser este mar de gemidos
y esta selva intrincada de dolores?
¿Hasta cuándo las largas noches sin pegar ojo
y con la angustia en el corazón
de no saber qué quieres de mí
y para qué sirve esta prueba a la que me has conducido?

Nadie me entendería si le dijera:
“Es Dios el que así me purifica”.
Tengo que sufrir en soledad y en silencio
con la maldición de no poder ser comprendido por nadie
ni poder comprenderme a mí mismo,
y siempre bajo esta tentación, tan fuerte, de dudar hasta de tu amor.

¡Pero no! ¡Tú sólo, Señor, puedes devolverme el sentido!
¡Tú sólo puedes hacerme comprender
este trance que tan oscuro me parece!
Tú sólo puedes darle a mi vida ese exacto significado,
pese a la sinrazón y al absurdo que ahora me atormentan!

Yo acudo a la sabiduría de tu amor,
a tus proyectos de bendición y de vida.
Mi alegría me la devolverás citando actúes
revelándome el por qué de mis horas amargas,
consolándome con la hondura de tus pensamientos
que superan y corrigen todos nuestros cálculos y previsiones.

Y cantaré al Señor
que todo lo ordena para el bien de los que a El se abandonan!

(Salmo 13)

                                   Poemas para la utopía
                                          -30-
Antonio López Baeza                                               http://www.feypoesia.org

19. UN MUNDO SIN DIOS
LOS poderosos de la hora presente
han querido hacer un mundo sin Dios;
¡Y mirad el resultado!
La confusión
se enreda en todos los pasos del hombre;
las realidades más inhumanas
se imponen como necesarias al individuo
si quiere seguir viviendo en este mundo
y no ser un extraño entre los extraños...

¡Todo se compra y se vende! ¡Todo!:
El tiempo del hombre,
las fuerzas del hombre,
el amor del hombre,
los votos del hombre,
las esperanzas del hombre,
y ¡hasta la libertad del hombre!
¡Todo lo vende el hombre
para poder comprar el último producto
que hace apetecible la TV!

Y el hombre ya no es dueño de sí mismo,
ni responsable de su futuro,
ni creador de sus propios destinos
—los que se forjan en la solidaridad
y en la búsqueda del bien común—.
Y cada hombre quiere ser más que su hermano
y aventajarle en la posesión y en el lujo.
Porque si ser humano ya no es más que una pieza
del engranaje de la producción y el consumo;
un animal excitado en todos sus costados
por el apetito insaciable de devorar.

Y, lo que es peor todavía, se burlan de los sencillos,
de los que aún confían en Dios,
de los que albergan sueños de una sociedad fraterna
fundada en el sagrado respeto
al destino inalienable de cada ser humano.

Para conseguir sus planes de desarrollo
hincan las garras de su poder técnico
en los pueblos subdesarrollados,
y devoran a los humildes de la tierra,
a mis hijos predilectos —dice el Señor—,
como si fueran pan.

Dios mira con paciencia esta realidad que aborrece.
Dios espera que los que invocan su nombre por toda la tierra
se opongan con alma y vida a tanta corrupción que embrutece.
Dios exige, a los que levantan su estandarte entre los pueblos,
que se pongan del lado de los humildes,
del lado de los que no tienen poder adquisitivo

                                   Poemas para la utopía
                                          -31-
Antonio López Baeza                                                 http://www.feypoesia.org

ni aspiran a participar en los dividendos bancarios.

¡Dios se prepara un pueblo de pobres
que nos enseñen de nuevo la alegría de compartir
y la libertad de esperarlo todo del amor!

Ojalá que este pueblo hiciera pronto enmudecer a los satisfechos!

Cuando la confianza en el Señor rompa todas las cadenas
de la mentirosa felicidad del consumo
y devuelva al hombre la alegría sencilla
de vivir para ser y para decirse.
(Salmo 14)

                                    Poemas para la utopía
                                           -32-
Antonio López Baeza                                                  http://www.feypoesia.org

20. CONFIANZA EN MEDIO DE LA ANGUSTIA

PASION de mis entrañas, Dios mío,
¿es posible que me hayas olvidado?
¿Es posible que te alejes de mí
en el momento de mi mayor abandono?
¿Ya no te llegan mis gritos de desamparo,
ni te conmueves ante el dolor que me desgarra?

Fuego que me devora, mi Absoluto,
quisiera poder olvidarme de ti,
y así, acabar mis días sin este sufrimiento,
mayor que todos, de sentirme en desgracia de tu amor.

¡Pero no! No es posible!
Porque Tú has sido siempre el sol de mis inviernos
y cuantos han confiado en tu bondad
se han visto trasportados a regiones de inefable consuelo.
Sin embargo, ahora, mi deplorable situación
ha alejado de mi compañía a los que antes me buscaban;
no quieren verme ni oír hablar de mí; y dicen:
“Está acabado. Si de verdad hubiera confiado en Dios ,
no se vería así. ¡Ni Dios lo puede sacar de tanta desgracia!”.

Yo sé que no es verdad. No puede serlo.
Porque Tú has sido siempre puente de salvación en mis horas difíciles.
Desde mi infancia, y antes aún de ser concebido,
soy en tu mente eterna
un poema de amor, de libertad y de audacia.
¿Dejarás que tu obra se diluya en la nada
del sinsentido y de la angustia?

Soy presa de la noche cerrada del fracaso.
Cuanto hice con amor, buscando el bien de alguien,
lo han rechazado unánimes, y nadie me defiende.

Y los que aún me recuerdan, lo hacen para burlarse
de mi actitud sencilla y confiada,
de mis manos abiertas al perdón y a la súplica.

Nada mío me queda. Todo me hice de todos.
Y ni siquiera saben que mi dolor es fuente
de la paz y alegría que otros muchos disfrutan,
¡igual que Tú, la fuente de mi viva esperanza!

Vuélvete a mi, Señor, mi horizonte más lúcido!
¡Líbrame de morir sin encontrar sentido
al dolor y a la muerte!
No dejes que las redes ocultas del fracaso
impidan mi camino en busca de tu encuentro!

Yo seré transparente a la luz de tu gracia;

                                    Poemas para la utopía
                                           -33-
Antonio López Baeza                                       http://www.feypoesia.org

peregrino incansable de tu recia ternura,
la que ofreces a todos y derramas sin cuento
sobre el cuenco vacío de un corazón hambriento.
Yo seré animador de fiestas y banquetes,
donde el sabor más puro será el de tu presencia,
y el vino más ardiente tu amistad hecha canto.

Comed, los que hambreasteis migajas de consuelo
y fuisteis el sarcasmo de ahítos y satisfechos!
¡Bebed, los que apurasteis la copa de miseria
sin que nadie acertara a enjugar vuestro llanto!
¡Es Dios quien nos invita! ¡Es Dios quien nos renueva
en el fuego sagrado de su amistad eterna!

Mis hijos, mis afanes mis obras de amor puro,
cuanto diera con fe a esta historia del hombre
estará junto a mí, embelleciendo el tiempo,
ya sin tiempo, de Dios y el Hombre en un abrazo.

(Salmo 22)

                                  Poemas para la utopía
                                         -34-
Antonio López Baeza                                                      http://www.feypoesia.org

21. LEYENDO LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS
                      para Mertxe Ubieta Aranguren

DIOS de los designios de amor,
¿es posible que este mundo nuestro
viva abocado a una irremediable ruina?
El horror de situaciones tan inhumanas
pretende cegar ante nosotros todo resquicio de esperanza:
el ser humano se ha convertido, en no pocas situaciones,
en un despreciable guiñapo
bajo la crueldad o la indiferencia de otros seres humanos;
en las áreas más subdesarrolladas del globo,
las más inocentes criaturas mueren de hambre o de sed
con un amargo por qué como una acusación entre sus labios;
los soldados mejor adiestrados para la caza humana
y los guerrilleros que defienden con sus vidas
la libertad de sus pueblos
son víctimas por igual de una violencia
que destroza los corazones antes de hacer mella en los cuerpos;
la toca explotación de los recursos naturales
ha hecho del hombre un ser enemistado con su medio ambiente;
y el peligro de una destrucción nuclear
es ya una amenaza real antes que una posibilidad difícil.

¡Y todo ello ocurre en esta hora
en que la humanidad dice haber llegado a su mayoría de edad;
y en que los prodigios de la ciencia y de la técnica
parecen haber agigantado la superioridad del hombre,
como en ningún otro momento de la historia,
sobre las leyes de la naturaleza y de la vida!
...Y me pongo a leer los signos de los tiempos
 con el afán de descubrir tu paso liberador por esta hora.

Yo sé que todo lo hiciste bueno para el hombre;
y al hombre mismo lo nombraste lugarteniente
sobre las obras de tu amor;.
¿por qué, pues, se ha podido definir la vida humana
como una pasión inútil, y las relaciones entre personas
como un infierno sin salida? ¿En qué ha quedado
la ascensión humana puesta en marcha desde las raíces de la historia
por tu Palabra encarnada y creadora? ¿Dónde actúa ese Medio Divino
que tiene poder para hacer nuevas todas las cosas?

El atolladero en que se agita la humanidad actual
está pidiendo a gritos un guía. Pero, ay!,
el orgullo de la razón humana
y la prepotencia del hombre técnico
rechazan aquello mismo que más necesitan.
Y la humanidad sigue derivando hacia la más absurda confusión,
cuando tan fácil le sería descubrir el acceso a su propia realización,
sólo con la humilde aceptación de sus propios límites
unida a la urgente necesidad de comunión

                                     Poemas para la utopía
                                            -35-
También puede leer
DIAPOSITIVAS SIGUIENTES ... Cancelar