Secretaría de Educación Pública - PROGRAMA ESTATAL DE EDUCACIÓN 22 00 00 55 22 00 11 11

 
Secretaría de Educación Pública - PROGRAMA ESTATAL DE EDUCACIÓN 22 00 00 55 22 00 11 11
Secretaría de Educación
          Pública

PROGRAMA ESTATAL DE
    EDUCACIÓN
   2005 - 2011

             1
Secretaría de Educación Pública - PROGRAMA ESTATAL DE EDUCACIÓN 22 00 00 55 22 00 11 11
Índice

1.-   Presentación
                                                                           Pág.

      1.1   Fundamentos jurídicos.                                           2
      1.2   Directrices del Plan Estatal de Desarrollo.                      3
      1.3   Principios y lineamientos estratégicos del programa.             4
      1.4   Proceso de formulación del programa.                             5
      1.5   Mensaje institucional.                                           5

2.-   Diagnostico

      2.1   Antecedentes del programa.                                       6
      2.2   Contexto general en el que se inserten las acciones
            el ramo correspondiente.                                         8
      2.3   Relación con el contexto nacional.                              10
      2.4   Situación actual y tendencias del ramo.                         11
      2.5   Organización administrativa.                                    49
      2.6   Financiamiento.                                                 50
      2.7   Información estadística.                                        51
      2.8   Retos, prioridades y oportunidades del ramo.                    52

3.-   Objetivos, prioridades, y políticas del ramo definidas en el Plan Estatal
      de Desarrollo

      3.1   Objetivos.                                                      52
      3.2   Prioridades.                                                    53
      3.3   Políticas.                                                      53
      3.4   Retos y oportunidades del ramo orientadas por los
            lineamientos del PED 2005-2011.                                 55

4.-   Objetivos, estrategias y líneas de acción del Programa

      4.1   Objetivos.                                                      56
      4.2   Estrategias.                                                    56
      4.3   Líneas de acción.                                               57

5.-   Catalogo de programas, subprogramas y/o proyectos estratégicos
      para el desarrollo

      5.1   Descripción.                                                    59
      5.2   Área(s) o dependencia(s) responsable(s) de su ejecución.        60
      5.3   Objetivos.                                                      60
      5.4   Metas y unidades de medida.                                     60
      5.5   Líneas de acción.                                               60
      5.6   Mecanismos de instrumentación.                                  60
      5.7   Cobertura especial y población beneficiada.                     61
      5.8   Estimación de recursos.                                         61

6.-   Seguimiento, control y evaluación del Programa

      6.1   Mecanismos de coordinación e inducción.                         93
      6.2   Mecanismos de seguimiento, evaluación y control.                94
      6.3   Mecanismos de seguimiento del ejercicio presupuestal.           95
      6.4   Impacto poblacional.                                            95

                                       2
Secretaría de Educación Pública - PROGRAMA ESTATAL DE EDUCACIÓN 22 00 00 55 22 00 11 11
1. PRESENTACIÓN
1.1    Fundamentos Jurídicos
El Gobierno del Estado asume su responsabilidad institucional y democrática en la
exposición de propuestas para la resolución satisfactoria de las necesidades
educativas trascendentales, planteando como instrumento de gestión al Programa
Sectorial del ramo, para fortalecer la provisión eficiente y equitativa de los
servicios como bienes de la sociedad, origen y finalidad supremas de las políticas
públicas.

El Programa Estatal de Educación 2005-2011 (PEE), expone en prospectiva las
políticas públicas emanadas de las demandas de la sociedad y fundamentadas en
los principios que al respecto abordan la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, la Constitución Política del Estado de Hidalgo y los
documentos sectoriales nacionales y estatales normativos y reglamentarios que
rigen la vida institucional de la educación como sector estratégico en su conjunto,
en cuya calidad institucional se esperan efectos positivos sobre la vida política,
económica y social de los hidalguenses.

Un principio básico se encuentra en el Artículo 3º Constitucional, el cual señala
que la educación pública tenderá a desarrollar armónicamente todas las facultades
del ser humano y fomentar en él, el amor a la patria y la conciencia de la
solidaridad social en lo nacional y en lo internacional, dentro de la independencia y
la justicia.

Así mismo, con base en la Ley General de Educación que menciona en su Artículo
2º que la educación es el medio fundamental para adquirir, transmitir y acrecentar
la cultura; es proceso permanente que contribuye al desarrollo del individuo y a la
transformación de la sociedad. En este sentido, en el apartado de la
responsabilidad pública de la educación, el Programa Nacional de Educación
2001-2006, se plantea brindar oportunidades excepcionales para fortalecer la
participación de todos los sectores sociales y las autoridades estatales y
municipales en el desarrollo educativo.

La Ley de Educación para el Estado de Hidalgo, como ordenamiento legal que
norma la educación pública y privada en la entidad, señala en la exposición de
motivos que la educación debe asegurar a todo individuo el desarrollo de su
personalidad, la formación para el trabajo, el acceso a los distintos tipos y niveles
educativos, así como su incorporación al proceso de educación permanente.

Por otra parte, la Ley Federal de Planeación en su Artículo 34º menciona que se
deberán establecer los procedimientos de coordinación entre las autoridades
federales, estatales y municipales para propiciar la planeación del desarrollo
integral de cada entidad federativa y de los municipios, y su congruencia con la
planeación nacional, así como para promover la participación de los diversos
sectores de la sociedad en las actividades de planeación.

En el ámbito local, se retoman de la Constitución Política del Estado Libre de
Hidalgo, el Artículo 85º menciona que el desarrollo integral del estado se llevará a
cabo mediante un sistema de planeación democrática, que le imprima solidez,
dinamismo, permanencia y equidad.

De la Ley Estatal de Planeación el Artículo 28º que a la letra dice los programas
sectoriales serán elaborados por las dependencias coordinadoras de sector y se
sujetarán a las previsiones contenidas en el Plan Estatal de Desarrollo y
especificarán los objetivos, prioridades y políticas que regirán el desempeño de las
actividades del sector administrativo de que se trate.
El artículo 22 de la Ley de Planeación para el Desarrollo del Estado de Hidalgo
contempla que a las Dependencias de la Administración Pública Estatal, les
corresponde formular Programas Sectoriales, tomando en cuenta las propuestas
que presenten las entidades del sector correspondiente, los Gobiernos
                                          3
Municipales, las regiones del estado, los grupos sociales y los particulares
interesados.
El Plan Estatal de Desarrollo 2005-2011 (PED) se considera que la educación es
la alternativa más contundente para propiciar de manera directa el desarrollo
potencial del ser humano y que es a través de los programas sectoriales que se
dará viabilidad a los propósitos enunciados en el PED.
1.2       Directrices del Plan Estatal de Desarrollo 2005-2011.

Con una visión definida de gestión pública de calidad, sustentada en un renovado
sistema de planeación y en principios de gobierno articulados a ejes rectores, se
integraron las directrices del Plan Estatal de Desarrollo 2005-2011 (PED), bases
sobre las que se plantea una competitividad sistémica que asegure las
posibilidades de desarrollo social sustentable y la consolidación democrática.

El PED 2005-2011, como la plataforma del actuar administrativo, conduce el
trabajo de las dependencias y consecuentemente la elaboración de los programas
sectoriales, especiales, regionales, institucionales y operativos anuales, que
permitan convertir en acciones específicas, las propuestas de la sociedad civil y en
la construcción de políticas públicas que aspiran a alcanzar mejores niveles de
bienestar y desarrollo.

El PED considera a la educación como un medio estratégico para dirigir los
esfuerzos del gobierno y la sociedad a favor del desarrollo de las potencialidades
de la población y en la óptima formación del capital humano, que contribuya a la
generación de nuevos conocimientos, habilidades y competencias para promover
su trascendencia y acceder a mejores oportunidades de desarrollo humano; es
asimismo, la herramienta que puede otorgar en el mediano y largo plazo, la
estabilidad, la certeza y el bienestar de los individuos y la presencia de las
condiciones para garantizar los valores sociales, democráticos y la justicia social.

El estado de Hidalgo, en materia de educación ha alcanzado niveles satisfactorios
que permiten la posibilidad de construir políticas públicas que contribuyan a un
desarrollo integral y cualitativo de los individuos y al fortalecimiento de las
instituciones. En este sentido, la implementación de políticas del PED orienta su
atención a los desafíos que se presentan en cada nivel o modalidad educativa y
propone estrategias y acciones para su desarrollo, focalizando como principio y fin
de todas las acciones a la escuela y los estudiantes hidalguenses.

En este contexto de ideas, una de las directrices estructurales del Gobierno del
Estado constituye la formulación y desarrollo de políticas educativas con un
enfoque basado en los procesos, actores y contextos educativos, orientados al
logro de resultados de calidad que apoyen la toma de decisiones y una
permanente rendición de cuentas.

Las directrices del plan redimensionan la importancia de la planeación y la
evaluación institucionales, otorgando una responsabilidad pública a las funciones
sociales de las dependencias del gobierno. Señalan el rumbo para la elaboración
del presente Programa en congruencia con las acciones del Ejecutivo Estatal, para
vincular sistémicamente las estrategias sectoriales, consolidando los procesos de
desarrollo integral de la sociedad. El eje rector planteado en el PED que refiere de
forma directa a la educación es el de:

      §   Calidad de vida para el bienestar social, que establece políticas públicas
          para impulsar el desarrollo humano y el combate a la pobreza y la
          marginación, así como para la definición de acciones sociales equitativas e
          incluyentes que ofrezcan a la población, mayores opciones de acceso al
          bienestar.

Este eje rector se complementa con los siguientes:

                                           4
§   Empleo y productividad para el desarrollo.
      §   Vocación regional y sustentabilidad para el progreso.
      §   Fortaleza institucional para la tutela de derechos.
      §   Honestidad y eficiencia para servir a la sociedad.

Esto llevaría a que las instituciones educativas se conviertan en espacios
altamente eficientes, transparentes, compactas y con un creciente grado de
responsabilidad en la rendición de cuentas ante la sociedad; es en éstas
organizaciones donde se espera que las acciones de los actores y grupos
traduzcan socialmente sus aspiraciones, donde los recursos se distribuyan y
apliquen de manera equitativa, justa y pertinente, donde se generen políticas
científicamente implementadas, donde las reglas, leyes y normas operen con
eficacia, con marcos de interacción y de regulación que den sentido y certidumbre
en la interpretación de las y los ciudadanos, donde la sociedad encuentre una real
y oportuna relación con los administradores y sus instituciones, donde los
resultados se reflejen en el mejoramiento del bienestar público.

1.3       Principios y lineamientos estratégicos del programa.

El propósito de la política educativa atribuye capital importancia a la dirección
estratégica implementando mejores elementos conceptuales y técnicos para
abordar las necesidades de las comunidades académicas, no solo incrementando
el nivel educativo de la sociedad y la calidad de los medios de enseñanza y
aprendizaje con un enfoque científico y humanístico, sino otorgando mayor énfasis
al acceso y permanencia de las y los educandos, aumentando la eficiencia
terminal con conocimientos útiles y reduciendo los factores que propician la
deserción escolar, dimensiones cruciales que visionan el horizonte futuro y
consolidan los procesos de éxito sostenido.

Para ello, se impulsa la promoción de acciones que fomentan el desarrollo
humano a través de procesos educativos, como vía para el pleno ejercicio de las
libertades individuales, la inserción productiva a la sociedad y la generación de
mayores opciones de bienestar, preservando las fortalezas y los valores culturales
que generan los principios de identidad y pertenencia de la sociedad hidalguense.

Contribuir al desarrollo pleno de los individuos en armonía con el entorno, con
justicia y equidad, son principios rectores de la Secretaría de Educación Publica
que aspira a convertirse en una organización institucional más fuerte, innovadora,
transparente, que responda con calidad y pertinencia a las demandas sociales
actuales y consolide las competencias de mejora contínua en todo el sector para
arribar con éxito al futuro.

La gestión institucional de la SEPH como línea estratégica, recupera la realidad
histórica del sector, no se concentra ni reduce a los procesos de enseñanza
aprendizaje sino que su tarea es más compleja. Abarca integralmente acciones
administrativas, financieras y técnico-pedagógicas, relaciones entre actores e
instituciones y formas de organización e interacción con la sociedad.

En congruencia con este marco los principios institucionales que orientan las
acciones para el logro de objetivos y metas en el PEE, son los siguientes:

      §   Calidad
      §   Equidad
      §   Pertinencia
      §   Gestión democrática
      §   Cultura de la legalidad
      §   Innovación

A partir de los principios institucionales anteriormente enunciados se destacan los
siguientes lineamientos estratégicos, que orientan el programa hacia el
cumplimiento de los compromisos planteados:
                                            5
§   Elevar la calidad de la educación.
      §   Acercamiento regional y local de los servicios educativos.
      §   Reorganización sistémica del modelo de gestión institucional
      §   Modernización y ampliación de la infraestructura educativa.
      §   Eliminación del rezago educativo.
      §   Planeación estratégica racional y eficiente.
      §   Rendición de cuentas.
      §   Transparencia y racionalidad en la asignación, distribución y manejo de
          recursos.
      §   Formación y desarrollo profesional de los servidores públicos y docentes.
      §   Fomento a la investigación científica, tecnológica, social y humanística.
      §   Formación ciudadana en y con valores, en un marco de interculturalidad,
          equidad de género e integración educativa.
      §   Vinculación educativa con la comunidad y el sector productivo.
      §   Desarrollo sustentable y ecológico

1.4       Proceso de formulación del programa

El compromiso de una mejora continua en los procesos educativos encaminada a
lograr una mayor calidad en la educación, exige la necesidad de una participación
amplia de los distintos actores que intervienen en el proceso educativo,
especificando lo que les compete a cada uno de ellos en una cultura educativa
orientada al mejoramiento de los servicios educativos, combinando el interés
individual con el compromiso social.

El conocimiento de la realidad educativa de la entidad, a partir de los diagnósticos
elaborados y los foros regionales de consulta ciudadana, llevó a identificar
problemáticas y áreas de oportunidad, que mostraron el camino para la
construcción del PEE, estructurando los objetivos, estrategias y metas, orientados
por los criterios de calidad, equidad, cobertura, pertinencia, innovación y gestión
en cada uno de los niveles educativos.

La conformación de Comités y Subcomités sectoriales permitió la organización de
un trabajo armónico entre las distintas entidades y dependencias que son parte de
la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH).

La definición de políticas educativas generales constituyó la primera tarea de estos
órganos, donde se reconoció la necesidad de adopción de nuevas formas de
gestión y administración, que tuviera como referente el funcionamiento más
eficiente de las instituciones educativas.

Con las políticas establecidas fue posible la construcción colectiva de los
objetivos, estrategias, líneas de acción, programas y proyectos e indicadores para
el seguimiento, control y evaluación de los procesos educativos. En este proceso
emergieron las preocupaciones, necesidades y propuestas de los distintos
actores participantes.

Finalmente la evaluación y reformulación permanente de indicadores permitirá
ofrecer una rendición de cuentas oportuna, clara y expedita para los hidalguenses,
acotada con la presencia de la Contraloría del estado, como participante en las
reuniones de trabajo.

1.5       Mensaje institucional

El sector educativo como uno de los elementos insustituibles para el desarrollo de
la sociedad en su conjunto, establece en su cotidianeidad estrategias
fundamentales para lograr la transformación cualitativa del individuo y su entorno;
se propician en su labor acciones para modelar la cultura ciudadana indispensable
para valorar nuestras raíces históricas que orientan la atención de las necesidades

                                          6
actuales hacia una calidad de vida mejorada y se generan asimismo, las
condiciones óptimas para incidir en un desarrollo humano integral.

Las aspiraciones de la sociedad hidalguense visualizan como vía natural de su
concreción, el rumbo que las políticas educativas en prospectiva tracen para
arribar a mediano y largo plazo a consolidar el desarrollo sustentable que pondere
para la toma de decisiones; los resultados de los procesos de investigación y
evaluación contextualizados, que incorporen como herramientas obligadas de una
nueva cultura educativa los avances de las nuevas tecnologías de la información,
la comunicación y la ciencia en todas sus ramas.

La generación de nuevos y mejores conocimientos, que consoliden la formación
de los ciudadanos de Hidalgo en armonía con su mundo natural incorporando de
manera permanente las innovaciones exitosas, es el compromiso que el sector
educativo asume en todos los niveles e instituciones que lo conforman.

El reto será garantizar el acceso con equidad, la permanencia de los estudiantes y
la calidad de los servicios educativos en todos los rincones de la geografía de la
entidad y para todos los hidalguenses, para formar ciudadanos en constante
cambio, mejorar permanentemente su vida, la de su comunidad y estado
respetando los principios democráticos de convivencia en la tolerancia y paz
social.

2.    DIAGNÓSTICO
2.1   Antecedentes del programa

La situación y política educativa mundial se expresa en el texto adoptado por el
Foro Mundial de Educación en Dakar, Senegal, celebrado en el año 2000, donde
los países miembros ratifican su compromiso de ofrecer a cada niño y niña, joven
y adulto los beneficios de una educación que satisfaga sus necesidades básicas
de aprendizaje, que incluya aprender a saber, hacer, convivir y ser. Una educación
capaz de fomentar los talentos y potencial de cada persona, de tal forma que
tengan la capacidad de mejorar sus vidas y transformar sus sociedades.

Congruentes con esta declaración y con el estado que guardaba la educación en
el país, el Gobierno Mexicano adoptó en el Programa Nacional de Educación
2001-2006 tres objetivos estratégicos: 1. Avanzar hacia la equidad en educación,
2. Proporcionar una educación de calidad adecuada a las necesidades de todos
los mexicanos, y 3. Impulsar el federalismo educativo, la gestión institucional y la
participación social en la educación.

En el caso del Estado de Hidalgo, dichas orientaciones fueron recogidas en el
Plan Estatal de Desarrollo 1999-2005 y en el Programa Estatal de Educación
2001-2005, en donde se establecieron objetivos de desarrollo económico, político
y social respecto al primero y tres retos fundamentales en todos los niveles y
modalidades de educación en el estado: Cobertura, Calidad y Gestión, respecto al
segundo.

Para dar continuidad a los logros de gestión, así como superar los nuevos retos
estatales, la actual Administración Gubernamental propone en el Plan Estatal de
Desarrollo 2005-2011 elevar la calidad de vida para el bienestar social, por lo que
sitúa al ser humano y a la familia como su principal universo de acción y define su
política social profundamente humanista, integral y solidaria en la promoción del
desarrollo equitativo, con calidad de vida y bienestar social.

En este sentido, el papel que juega la educación resulta fundamental para el
encaminar los esfuerzos del gobierno y la sociedad en favor del desarrollo de las
potencialidades humanas, ya que contribuye a la generación de conocimientos y
habilidades para promover su trascendencia y acceder a mejores oportunidades
                                         7
de empleo. Asimismo, se le concibe como la herramienta que puede otorgar en el
mediano y largo plazo, la estabilidad, la certeza y el bienestar de los individuos y la
presencia de las condiciones para garantizar los valores sociales y democráticos,
así como la equidad y la justicia social.

La educación debe ser capaz de garantizar el desarrollo justo y equitativo de la
entidad en un ambiente de paz, solidaridad y profundo respeto al medio ambiente.
Las rápidas transformaciones a las que nos obliga la sociedad de la información y
el conocimiento exige a nuestras escuelas una revisión permanente de sus
funciones, sus procesos y sus alcances a fin de materializar las aspiraciones
planteadas anteriormente.

En los últimos años el Sistema Educativo Estatal ha enfrentado el desafío que
implica dotar y hacer accesibles los servicios educativos a la población, sobre
todo, en las zonas de difícil acceso. Una revisión de indicadores muestra que, se
tienen algunos índices por debajo de la media nacional. Por ello en los últimos
años se ha puesto particular atención en la aplicación de estrategias para
minimizar los factores que afectan la calidad de los servicios educativos. Tal es el
caso de la importancia de programas orientados a combatir la pobreza extrema,
mejorar los niveles de salud y dotar de mejores servicios públicos, así como
dignificar las condiciones de vida de nuestra población. Sin lugar a dudas, éstos
son los principales factores asociados que impactan el proceso de aprendizaje.

En la Educación Básica se advierte la necesidad de atender con mayor
puntualidad los procesos de aprendizaje y de enseñanza, lo cual implica una
reestructuración del modelo gestión institucional, nuevas estrategias para la
formación y desarrollo profesional de los docentes, así como la consideración de
nuevas tecnologías de información y comunicación. Lo anterior, en un marco
donde los principios de calidad, equidad y pertinencia estén presentes, además de
no perder de vista la formación de los individuos en rubros que les exige la
sociedad del conocimiento, como son: ciudadanía, valoral, la interculturalidad, las
ciencias y el respeto a la diversidad. Las reformas curriculares en proceso, deben
considerar estos elementos como esenciales para arribar, con base en el
humanismo, al bienestar social deseado.

En Educación Media Superior y Superior y la Capacitación para y en el Trabajo, la
sociedad les ha conferido el mandato de formar sujetos capaces de participar de
manera activa en lo económico, social, cultural y político. Este mandato tiene
énfasis en la noción del aprendizaje para toda la vida, lo que implica crear las
condiciones para que las y los estudiantes no sólo asistan a aprender
conocimientos útiles y actualizados para el ejercicio de una profesión, sino
también para aprender a aprender y que propicie un desarrollo integral del estado
de Hidalgo. Otra de las tareas pendientes en la agenda de las políticas educativas
de nuestro estado, consiste en evaluar los vínculos entre programas educativos y
las competencias necesarias para mejorar la empleabilidad de los alumnos
egresados, optimizando las relaciones entre los estudios y el trabajo y con ello
medir la eficiencia de la enseñanza a partir de la aplicación de los conocimientos
aprehendidos. En los últimos años el sistema estatal de enseñanza ha enfrentado
gradualmente el desafío que implica dotar y hacer accesibles los servicios
educativos a la población, reto aún pendiente, sobre todo, en las zonas de difícil
acceso.

Una revisión de nuestros indicadores en educación media superior y superior nos
muestra que, como entidad, aún nos encontramos con algunos índices por debajo
de la media nacional. Es por ello que en los últimos años se puso particular
énfasis en la aplicación de estrategias para minimizar los factores que afectan la
calidad de los servicios educativos. Tal es el caso de la importancia de programas
orientados a combatir la pobreza extrema, mejorar los niveles de salud y dotar de
mejores servicios públicos, así como dignificar las condiciones de vida de nuestra
población; sin lugar a dudas, éstos son los principales factores asociados que
impactan el proceso de aprendizaje. Otra de las tareas pendientes en la agenda
                                          8
de las políticas educativas de nuestro estado, consiste en evaluar los vínculos
entre programas educativos y las competencias necesarias para mejorar la
empleabilidad de los alumnos, optimando las relaciones entre los estudios y el
trabajo y con ello medir la eficiencia de la enseñanza a partir de la aplicación de
los conocimientos adquiridos.

En relación a Educación para Adultos se ha puesto especial énfasis en la
concurrencia de acciones de todas las dependencias gubernamentales,
asumiendo que la entidad tiene rezagos importantes, que existe un porcentaje
relevante de adultos analfabetas, o que no concluyeron su educación, primaria y
secundaria. Atender la demanda existente, constituye uno de los grandes retos en
este campo y que la sociedad y el Gobierno encaran con estrategias
interinstitucionales e intersectoriales.

2.2   Contexto general en el que se insertan las acciones del ramo
correspondiente

La Educación es una de las prioridades del Gobierno de Hidalgo para mejorar la
calidad de vida de sus habitantes y ampliar sus posibilidades de superación. La
respuesta a esta demanda de la sociedad es conformar una administración pública
profesional competitiva y eficaz, lo que constituye un reto para la entidad. El
acceso equitativo a una educación integral y de calidad que ofrezca oportunidades
de progreso, aunado a la participación de todos: autoridad, sociedad, maestros,
alumnos y padres de familia, nos permitirá alcanzar las metas y participar con
éxito en la sociedad del conocimiento.

En esta nueva exigencia de relaciones, se ha venido trabajando en el análisis y
definición de diferentes propuestas y estrategias para mejorar el funcionamiento
de la escuela pública con la finalidad de redefinir roles, necesidades y modos de
organización que les permitan a las escuelas convertirse en agentes de
mejoramiento en la calidad y aumento de la equidad en el sistema; esto es, poner
a las instituciones educativas en el centro de atención del sistema educativo.

En este contexto, la política educativa pretende reorganizar su estructura y
articular las prácticas del sistema educativo, así como guiar sus acciones bajo los
principios y valores en los que se pretende educar a nuestras futuras
generaciones. Construir una política educativa para la democracia y formación
ciudadana responsable que motive a los actores a asumir responsabilidades y
rendir cuentas de sus acciones, es un imperativo de las sociedades actuales.

Para superar este desafío es necesario reconocer que en los sistemas educativos
se deben vincular las tareas de promoción, planeación, investigación, evaluación
del desempeño, innovación y rendición de cuentas.

En este sentido, se reconoce que el contexto actual de la Educación Básica,
exige que la política educativa se oriente hacia la transformación de la escuela
pública y se fundamente en ejes rectores que han sido reconocidos local, nacional
(SEP-SEByN) internacionalmente como estratégicos y necesarios para alcanzar
con éxito los fines educativos y el desarrollo humano.

1. El aula y la escuela deben estar en el centro de las políticas y el funcionamiento
del sistema. Se necesita garantizar las condiciones que aseguren el logro de los
propósitos educativos y el aprendizaje efectivo de los niños y adolescentes de
México. Se busca que los alumnos aprendan lo que tienen que aprender, que lo
hagan en el tiempo en que lo tienen que hacer y que, además, lo hagan
emocionalmente. Esto expresa la necesidad de construir una escuela eficaz,
pertinente y relevante a las demandas de la ciudadanía democrática de los nuevos
tiempos.

2. Democratización del sistema educativo, lo cual exige instalar diversos
mecanismos institucionales para garantizar en el ámbito nacional y estatal la
                                          9
participación de los diversos actores sociales en la discusión y deliberación de las
políticas, estrategias de gestión y operación de la escuela de tal manera que el
sistema educativo responda a la diversidad estatal, regional y local.

3. Federalismo educativo, que constituye el marco necesario e indispensable para
la construcción de la política educativa. El federalismo educativo debe ser el
instrumento fundamental de concertación, respeto, acompañamiento e intercambio
horizontal de visiones, experiencias y propuestas para diseñar una nueva política
educativa y tomar decisiones.

4. Participación social, que es pilar fundamental para garantizar la
corresponsabilidad en los procesos de diseño e instrumentación de las políticas
educativas, así como las iniciativas y acciones de innovación y desarrollo
educativo en las propias escuelas. De ahí la importancia de los padres de familia,
la comunidad y el municipio en el establecimiento de redes sociales sólidas, que
permitan recobrar efectivamente las orientaciones del bien común, con sentido
solidario y corresponsable a favor de la educación.

5. Educación pública de calidad con equidad. El centro de las preocupaciones de
la escuela, es que todos los alumnos de educación básica alcancen niveles de
logros satisfactorios en relación con el desarrollo de los aprendizajes
fundamentales previstos en el plan y programa de estudios y se formen como
personas y ciudadanos libres, competentes, autónomos y responsables. El
compromiso de todos es la disminución gradual de las desigualdades sociales y
de las asimetrías educativas, garantizando que la escuela mejore su eficacia
social, se comprometa con los niños y adolescentes menos favorecidos y logre
trascender los factores socioeconómicos y culturales que impiden garantizar
resultados de aprendizaje significativos para todos los hidalguenses.

6. Transparencia y rendición de cuentas. Es necesario asegurar que cada uno de
los actores tenga claridad sobre sus derechos y obligaciones, y rindan cuentas a la
sociedad. Hacia este fin se orientan los distintos mecanismos e instrumentos de
información, evaluación y espacios de análisis y deliberación pública sobre el
funcionamiento de las escuelas.

Por otra parte, las acciones realizadas por el Gobierno del Estado han sido
congruentes con los principios y las políticas públicas que, en materia de
Educación Media Superior y Superior ha establecido el gobierno federal; en
particular, en lo que se refiere a la observancia a los objetivos estratégicos del
Programa Nacional de Educación 2001-2006 que plantean la necesidad de
ampliar la cobertura con equidad; ofrecer un servicio de buena calidad; y la
integración, coordinación y gestión de la Educación Media Superior y Superior;
esta congruencia garantiza que las acciones educativas realizadas se
corresponden con el proyecto de nación iniciado en el año 2000 y que se asume
una corresponsabilidad en la formación del capital intelectual que requiere el país
para superar las condiciones de pobreza, marginación y rezago social.

En lo que refiere a Capacitación para y en el Trabajo se señala la importancia de
lograr, por medio del Consejo Nacional de Educación para la Vida y el Trabajo
(CONEVyT), que los instrumentos e instituciones que atienden la educación y la
capacitación de personas jóvenes y adultas se articulen, hasta conformar un
sistema que ofrezca opciones de aprendizaje a lo largo de la vida. Avanzar en la
atención del rezago educativo, a través de una oferta de calidad orientada al
desarrollo integral de los jóvenes y adultos que no tuvieron o no culminaron su
educación. Mejorar las condiciones de equidad orientando los esfuerzos de
educación y capacitación hacia la población en condiciones de pobreza de los
municipios más marginados, los indígenas y los grupos en condiciones de
desigualdad, para reducir la brecha de escolaridad y conocimiento.

En el campo de la Educación de Adultos, Hidalgo se ubica con el 12.9%; es
decir, es el 5º estado con mayor índice de población que no saben leer y escribir.
                                         10
Para el año 2005, de acuerdo con estudios del INEA, la entidad cuenta con una
población de 1 millón 628 mil 750 habitantes de 15 años y más de edad, de los
cuales el 51.5%, es decir, 837 mil 370 personas se encuentran en rezago
educativo, que por alguna razón no iniciaron o concluyeron sus estudios de
Educación Básica. De ellos, 209 mil 600 jóvenes y adultos son analfabetas y
representan el 12.9%. Por otra parte el 15.9% de la población en rezago, es decir,
258 mil 800 personas no han iniciado o concluido su educación Primaria, lo que
ubica a la entidad en el lugar 20 en el país; finalmente Hidalgo ocupa el lugar 18
en el contexto nacional, con un total de 368 mil 970 habitantes, que no han
cursado o concluido sus estudios de Educación Secundaria, es decir, el 22.7% de
su población se encuentra en situación de rezago educativo. Además, en El
Instituto de Estadística de la UNESCO, ha realizado estimaciones de tasas de
analfabetismo mundial, por sexo y por región al año 2000, dando como resultado
que en los países más desarrollados el analfabetismo en hombres es de 1.5% y
de mujeres del 3%, en países de América Latina y el Caribe, la tasa es de un 13%,
mientras que en hombres baja al 11%; en los países de Asia Oriental y Oceanía la
tasa en hombres es de un 8%, y en las mujeres se eleva al 21%; en los países de
África, Estados Árabes y de Asia Meridional cuentan con las tasas de
analfabetismo más altas del mundo, ya que en hombres va entre el 29 y el 35%,
en las mujeres se eleva entre el 49 y 58%.

2.3   Relación con el contexto nacional.

La educación de nuestros días se caracteriza por profundas transformaciones en
prácticamente todos sus niveles y modalidades. Como ha sido señalado en
diversos espacios, el cambio ha sido característica y exigencia permanente. Las
transformaciones sociales, económicas, políticas, culturales y educativas, tienen
impacto en la vida institucional y cotidiana de las escuelas.

En el Programa Nacional de Educación 2001-2006 plantea la necesidad de
atender los cambios cualitativos que el México del siglo XXI exige. Por ello es
necesario que se base en un pensamiento educativo riguroso y se refiera a un
proyecto de nación, cuya construcción pretende impulsar la educación. Esto, a su
vez, implica que las entidades federativas, reconozcan la realidad educativa de su
entorno para construir políticas que respondan a los requerimientos actuales y que
estén en congruencia con la política educativa nacional.

La calidad educativa en un marco de equidad y justicia social, de participación y
formación ciudadana, donde se reconozca la multiculturalidad y responsabilidad
pública de la educación, así como la necesidad de innovar los procesos en el
contexto de la sociedad del conocimiento, constituyen criterios que deben orientar
las políticas nacional y estatal. El presente Plan Estatal de Educación, debe
entonces plantear estrategias y acciones que se articulen en la búsqueda de
ideales educativos para la sociedad mexicana.

En este contexto, en el Plan Estatal de Desarrollo 2005-2011, plantea políticas
para el sector educativo que guardan relación estrecha con la política educativa
nacional, además de considerar los criterios de calidad, equidad y pertinencia, en
la búsqueda de dar mayor atención a la cobertura, absorción, reprobación,
deserción y la eficiencia terminal, por considerar que reflejan los aspectos de
mayor preocupación en el sistema educativo estatal.

En Educación Básica la cobertura es 83.4 % en preescolar, 94.2 % en primaria y
96.4 en secundaria.
La eficiencia terminal en primaria se ubica en 93.8 %, mientras que la media
nacional es de 89.3 %. En educación secundaria es de 77.9 % en la entidad,
mientras que la media nacional es de 70.6%.

La deserción escolar en primaria es de 1.0 %, mientras que la media nacional es
de 1.9 %. En educación secundaria, es de 7.3 %, y la media nacional es de 10.2 %

                                        11
En reprobación, la educación primaria presenta un índice de 4.7 %, mientras que
la media nacional es similar. En educación secundaria el índice es de 12.6 %, y la
media nacional de 18.9 %.

En el tema de la Educación Media Superior los indicadores Cobertura, la
Absorción, Reprobación, Deserción y la Eficiencia Terminal de registran los
siguientes datos:

La Cobertura de jóvenes de 16 a 18 años de edad es de 56.7 por ciento, apenas
tres puntos superior a la media nacional (53.5 por ciento), mientras que la
Absorción de 86.4 por ciento se encuentra diez puntos por debajo de la media
nacional (96.6 por ciento).

En lo que corresponde a la Reprobación, el estado de Hidalgo se coloca entre los
siete estados que registran los más altos índices (41 por ciento); lo que significa
para nuestra entidad que uno de cada dos estudiantes matriculados en la
educación media superior no acredita sus estudios.

Por su parte, la Deserción de 18.8 por ciento se coloca dos puntos arriba de la
media nacional (16.7 por ciento); lo que representa que uno de cada cinco jóvenes
matriculados abandona este tipo de estudios.

Para el caso de la Eficiencia Terminal en este tipo educativo, se registra un
comportamiento ligeramente inferior a la media nacional, al presentar un índice del
56.4 por ciento; lo que expresa que uno de cada dos alumnos concluye sus
estudios.

Para la Educación Superior se presenta lo siguiente:

En nuestra entidad la Cobertura de este tipo educativo es del 20.5 por ciento, lo
que nos posiciona en un punto por debajo de la media nacional (21.4 por ciento).
Esta cifra indica que sólo ingresa a educación superior uno de cada cinco jóvenes
del grupo de edad de 19 a 23 años.

Con respecto a la demanda y quienes logran su ingreso a la educación superior,
se observa que la Absorción de 79.3 por ciento está cuatro puntos porcentuales
por debajo de la media nacional al ser de 83.5 por ciento; lo que significa que
ingresan ocho de cada diez aspirantes.

Otro de los aspectos a considerar es el índice de Deserción en la entidad que
reporta un comportamiento inferior al de la media nacional (6.5 por ciento en
Hidalgo y 8.2 por ciento Nacional), lo que significa que seis de cada 100 jóvenes
abandonan sus estudios.

Respecto de la Capacitación para el Trabajo se presenta lo siguiente:

Este tipo educativo presenta aspectos singulares debido a la movilidad de su
población por lo que sólo se hará referencia a la Reprobación.
El indicador de la Reprobación es del 2.4 por ciento; cifra nueve puntos
porcentuales abajo de la media nacional (11.5 por ciento), lo que nos coloca como
el segundo estado con menores niveles de reprobación a nivel nacional.

2.4   Situación actual y tendencias

La educación, como campo de estudio, trabajo y política, es un mundo
enormemente complejo, en el que es necesario contar con la información y
conocimiento fundamentado para saber lo que hay que hacer y tomar las
decisiones más pertinentes, las cuales impactarán de manera significativa la vida y
las posibilidades de desarrollo de las personas y de cada país. En este sentido,
cobra relevancia pensar que una estrategia de cambio educativo requiere no
únicamente información y saber experto sino criterio y sentido común, es
                                        12
necesario revisar la política educativa en un contexto amplio para trascender
estrategias, prácticas y acciones tradicionales.

La necesidad de una reflexión profunda y sistemática sobre la situación actual de
la educación en el Estado de Hidalgo se ha vuelto imperiosa, al igual que la
necesidad de imaginar alternativas apropiadas y viables para educar a los niños,
jóvenes y adultos. El debate sobre una educación de calidad ofrece una
oportunidad para reflexionar sobre cómo y por qué los enfoques actuales deben
adecuarse a las exigencias de la sociedad del conocimiento.
Estas consideraciones ayudan a comprender la importancia de diagnosticar la
situación actual de nuestra educación. Esencialmente la tarea consiste en
preparar a los niños y jóvenes para enfrentar los desafíos de la vida en el siglo
XXI, especialmente en lo que respecta a cuestiones como la cohesión social, la
producción económica, la participación política, la ciudadanía y los valores
sociales cambiantes, cuyo impacto se evidencia a nivel individual, familiar,
comunitario y social.

Desde esta perspectiva, el presente apartado, tiene el propósito de dar cuenta de
la situación educativa actual que presenta el sector en la educación básica,
educación media superior y superior, capacitación para y en el trabajo y educación
de adultos, para reconocer los puntos de partida en la atención y desarrollo de las
problemáticas más sentidas en la entidad.

Educación Básica

La Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH), como instancia rectora de
la educación en el estado se enfrenta al reto de transformarse integralmente para
cumplir con eficacia las tareas que socialmente tiene encomendadas. Esto
requiere de reconocer la situación actual y transitar hacia una adecuada
planeación que permita construir desde ahora, con base en lo ya realizado, el
futuro que se desea para avanzar con la rapidez y calidad que demanda nuestra
sociedad. En este proceso se deberán preservar las fortalezas, la ética y valores
que nos identifican y se transforman en compromisos sociales que tenemos con
las y los hidalguenses.

Actualmente la demanda creciente de elevar la calidad de los servicios en la
educación básica, con altos niveles de equidad y pertinencia constituye un desafío
a las capacidades institucionales y a la creatividad de los actores que diseñan y
concretizan las políticas educativas. Lo anterior obliga a plantear estrategias para
alcanzar los objetivos establecidos en el Plan Estatal de Desarrollo 2005-2011,
apegados a la exigencia de una mejor capacidad de respuesta de las áreas
dedicadas a la administración, la gestión, la investigación, la actualización, la
evaluación y la innovación.

En este sentido, desde 1993 la Educación Básica tiene el reto y el propósito
renovado de ampliar la cobertura y asegurar la prestación del servicio educativo
con equidad y calidad, es decir, atender la absorción, la reprobación, la deserción
y mejorar la eficiencia terminal de todos los niños y niñas en edad escolar.
Además tiene la tarea de dotar a todos los estudiantes de una formación general
que les permita desarrollar las competencias básicas para enfrentar el mundo
actual, cambiante y complejo, para que puedan incorporarse a la vida social y
contribuyan con la consolidación de una sociedad, cada vez más, justa y
democrática.

La educación básica se integra por educación inicial, educación preescolar general
e indígena, primaria general e indígena, secundaria general y técnica,
telesecundaria, educación especial y educación física, niveles y modalidades
educativas que tienen apoyo de diversas dependencias y programas
institucionales. En el Estado de Hidalgo, el servicio es atendido por la
Subsecretaría de Educación Básica a través de la Dirección de Educación Básica
y la Dirección de Programas Estratégicos.
                                         13
Con el propósito de dar cuenta específica de la situación educativa en este campo,
se ha organizado la información en ocho aspectos generales que abordan de
forma detallada el servicio que se ofrece, además de permitir que la articulación de
problemáticas comunes que se presentan en las diversas dependencias de la
Subsecretaría de Educación Básica. Los aspectos son: situación educativa de los
niveles; formación y desarrollo profesional de docentes; investigación y evaluación
educativas; desarrollo de la enseñanza, el aprendizaje y la gestión escolar;
equidad en los procesos educativos; uso de nuevas tecnologías de información y
comunicación; fortalecimiento institucional a la comunidad educativa; y sistemas
de promoción y evaluación para los docentes e instituciones.

Con el reconocimiento de la situación actual, es posible generar políticas que
atiendan la transformación en la estructura de gestión institucional, encaminada en
principio a lograr un acercamiento de los servicios educativos a los usuarios cuyo
centro de gestión sea la escuela, marcando cauces por los que se pretende
revitalizar la actividad de las acciones educativas.

a)    Situación en los niveles educativos

Educación inicial

La educación inicial en nuestra entidad responde actualmente a una realidad
mundial y una necesidad inherente al desarrollo de la sociedad, además de
constituir un requisito indispensable para garantizar el óptimo desarrollo de la
niñez con base en el artículo 39 contenido en la Ley General de Educación (1993)
que establece el propósito de favorecer el desarrollo físico, cognoscitivo, afectivo y
social de los menores de cuatro años de edad. Incluye orientación a padres de
familia o tutores para la educación de sus hijos o pupilos.

La cobertura y el servicio son brindados a través de dos modalidades. La primera
de ellas es la modalidad no escolarizada, que depende de la Coordinación Estatal
del Programa de Educación Inicial (PRODEI), perteneciente a la Dirección de
Programas Compensatorios, con recursos del Consejo Nacional de Fomento
Educativo (CONAFE), y que apoya la formación del niño de comunidades rurales,
indígenas y urbano marginadas, desde su nacimiento hasta los cuatro años de
edad y otorga orientación a padres de familia y tutores para la educación de sus
hijos.

La segunda es la modalidad escolarizada que brinda atención a través de los
Centros de Desarrollo Infantil (CenDI). Se cuenta con 52 Centros de los cuales 35
son particulares, 2 estatales, 11 paraestatales y 4 CenDI, de tipo oficial, estos se
encuentran ubicados: en Pachuca el 1 y 3; en Huejutla el 2 y en Ixmiquilpan el 4.
Los centros están distribuidos en 5 zonas escolares. Ambas modalidades tienen el
propósito de favorecer el desarrollo físico, cognoscitivo, afectivo y social de los
menores.

Los CenDI oficiales cuentan con una infraestructura acorde para ofertar su
servicio, aún cuando se reconoce que algunos de ellos necesitan mejorar en
aspectos básicos del edificio escolar o de la formación académica de su personal.
Por otra parte, con la creciente incorporación de la mujer al sector laboral, se
advierte la necesidad de crear nuevos Centros de Desarrollo infantil, sobre todo en
las cabeceras municipales de Tula, Actopan y Tulancingo.

Los retos que enfrenta el nivel son el fortalecimiento de la formación para el
desarrollo de las habilidades comunicativas y de competencias en el personal,
para propiciar que los alumnos aprendan a aprender, a reconocer problemas y
solucionarlos de manera crítica y creativa; capacitación y actualización de los
agentes educativos a fin de que sean ellos los promotores de estos aprendizajes,
habilidades, valores y destrezas en los niños y niñas que asisten a los CenDI y

                                          14
acrecentar la participación de los padres y madres de familia en la educación de
sus hijos.

En lo que se refiere a la educación inicial indígena, el servicio se ofrece en 96
centros de trabajo, donde laboran 102 promotoras que atienden a 2 mil 474 niñas
y niños de 0 a 3 años de edad y a 2 mil 265 padres y madres de familia. Atiende a
niñas y niños de 3, 4 y 5 años de edad de comunidades indígena con un enfoque
intercultural bilingüe. Impulsa acciones de formación y actualización profesional
del personal docente directivo y técnico de preescolar e inicial indígena.

Educación preescolar

El 12 de noviembre de 2002 se publicó el Decreto de Reforma, a los artículos 3° y
31° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con el cual se
establece la obligatoriedad de la Educación Preescolar, constituyéndose en un
requisito para el ingreso a la educación primaria. De acuerdo con el artículo
transitorio 5° se establece que la educación preescolar será obligatoria para todos
en los siguientes plazos: el tercer grado de preescolar a partir del ciclo 2004-2005;
el segundo en 2005-2006 y el primero en 2008-2009.

En el mismo sentido, con la renovación curricular, puesta en marcha en el 2004, el
Programa de Educación Preescolar busca fortalecer el papel de las maestras en el
proceso educativo; ello implica establecer una apertura metodológica, de tal modo
que, teniendo como base y orientación los propósitos fundamentales y las
competencias que señala el programa, la educadora seleccione o diseñe las
formas de trabajo más apropiadas según las circunstancias particulares del grupo
y el contexto donde labore.

La educación preescolar indígena tiene una cobertura de 15 mil 165 niñas y niños
de 3, 4 y 5 años de edad de 497 comunidades pertenecientes a las regiones:
Huasteca, Sierra de Tenango de Doria, Valle de Tulancingo y Valle del Mezquital,
atendidos por 785 docentes.

La actualización y capacitación que ha desarrollado esta modalidad se ha
centrado en el personal directivo y docente que participa en carrera magisterial. En
este sentido, también se realizan actividades de capacitación mensual donde se
trabaja el proceso de renovación curricular y pedagógica de la educación
preescolar, así como el seguimiento y evaluación para la aplicación del nuevo
programa. Para fortalecer los centros educativos en algunas de sus actividades,
se ha dotado de paquetes de la Biblioteca escolar de aula y la Biblioteca de
multigrado.

Entre los retos de este nivel y modalidad prevalecen la dotación de materiales
didácticos en los centros de trabajo; construcción y equipamiento de espacios
físicos que puedan ser utilizados como oficinas de los Jefaturas de Sector y
Supervisiones de Zona; infraestructura y equipamiento de aulas y fortalecer la
profesionalización de los docentes frente a grupo.

La educación preescolar general tiene una cobertura actual en la entidad de 64 mil
175 niños que oscilan entre los 3 y 6 años de edad. La estructura interna del nivel
y modalidad se compone de 17 Jefaturas de Sector, 72 Supervisiones, 72 Apoyos
Técnico Pedagógicos y 6 Módulos de Apoyo a la Educación Preescolar (MAEP)
que brindan orientación psicopedagógica a 59 jardines de niños oficiales.

El propósito del nivel y modalidad es contribuir al mejoramiento de la calidad de
experiencias formativas de niños y niñas preescolares, promoviendo la atención a
la diversidad cultural, social y étnica.

Los retos que enfrenta son coadyuvar en la creación y consolidación de una
cultura social de género; la reforma curricular y pedagógica de la educación
preescolar; el perfil profesional del docente que imparte la educación preescolar; la
                                         15
incorporación necesaria de estudios impartidos por particulares; la formación
inicial y actualización permanente del personal directivo y de supervisión, en
apego al fortalecimiento de la función que desempeñan.

En este contexto, con el decreto de obligatoriedad de preescolar se observa la
necesidad de incrementar los espacios de oportunidad para cursar los 3 grados y
el número de docentes, directivos y apoyos.

Educación Primaria

La educación primaria durante mucho tiempo fue el nivel educativo elemental. Su
duración es de 6 años y se imparte a la población de 6 a 14 años. La finalidad de
este nivel es que el niño desarrolle de forma integral su personalidad, a través de
facilitarle el conocimiento, adaptación y conservación de su medio natural. Se
forme éticamente mediante el conocimiento de sus derechos y deberes y la
práctica de valores en su vida personal; desarrolle sus facultades de razonamiento
y de abstracción; participe en la conservación y recreación de la cultura y
fortalezca su capacidad de comunicación y relación social.

Las comunidades indígenas tienen la característica de poseer una variedad de
costumbres, tradiciones y lenguas autóctonas que las hace diferentes al resto de
la sociedad por ello, en este nivel y modalidad se fortalece el enfoque intercultural
bilingüe en la perspectiva que pretende un marco de respeto y tolerancia a la
diversidad cultural y lingüística de los pueblos indígenas.

La educación primaria indígena en la entidad atiende a niñas y niños de 6 a 14
años de edad de las etnias nahuatl, hñahñu y tepehua; grupos étnicos que se
ubican en la región Huasteca, Valle del Mezquital, Valle de Tulancingo y Sierra de
Tenango de Doria, respectivamente.

La atención a la demanda es cubierta al 100% y abarca 39 municipios, de los
cuales 24 son considerados como marginados y 15 de alta marginación. El
servicio es proporcionado en 611 escuelas para atender a 46 mil 236 niñas y niños
indígenas con 2,587 profesores. La estructura orgánica está conformada por 9
jefaturas de sector, 62 supervisores escolares y 1 representación técnica –
administrativa y Asesores Técnico Pedagógico en cada jefatura de sector y zona
escolar.

El 75% de las primarias indígenas son multigrado y se ubican en localidades de
difícil acceso, por lo cual reciben beneficios de Programas Compensatorios.

En lo que respecta a los docentes, el 80% cubre el perfil profesional y el 20%
restante se encuentra en proceso de formación en las instituciones
correspondientes. En este sentido, uno de los retos consiste en atender las
necesidades de formación de los docentes y directivos para poder superar los
logros educativos en relación con la equidad y la calidad.

En el caso de la educación primaria general, se cuenta con una cobertura de 2 mil
101 escuelas primarias que atienden una población de 305 mil 057 alumnos. Pero,
aún hay niñas y niños que no logran cursar la educación primaria completa y
destacan los grupos de población vulnerable: niños y niñas de la calle, hijos de
jornaleros y migrantes, quienes habitan en comunidades de alta marginación y los
que tienen capacidades diferentes.

La deserción escolar en el nivel y modalidad es del 0.9% lo cual refleja, avances
significativos en la retención de alumnos del sistema escolar. Análisis exploratorios
de los indicadores de abandono escolar por grado señalan que una gran parte de
la deserción es temporal y se produce a lo largo del ciclo escolar. En el curso
escolar 2003-2004 la eficiencia terminal fue de 95.89%. Sin embargo, la calidad
de aprendizaje y la adquisición de valores humanos y competencias, aún no

                                         16
También puede leer
DIAPOSITIVAS SIGUIENTES ... Cancelar