San Jose hermanos - colegio San José Maristas

 
San Jose hermanos - colegio San José Maristas
Revista Escolar San Jose Hermanos Maristas
            Revista Escolar

            San Jose hermanos
                                        maristas
AÑO 19 | EDICIÓN N° 1

                                                                     1
San Jose hermanos - colegio San José Maristas
Prólogo
        E    l área de Comunicación tiene por finalidad que los estudiantes desarrollen competencias co-
             municativas para interactuar con otras personas, comprender y construir la realidad, y re-
    presentar el mundo de forma real o imaginaria. Este desarrollo se da mediante el uso del lenguaje,
    una herramienta fundamental para la formación de las personas pues permite tomar conciencia de
    nosotros mismos al organizar y dar sentido a nuestras vivencias y saberes.

         Los aprendizajes que propicia el área de Comunicación contribuyen a comprender el mundo con-
    temporáneo, tomar decisiones y actuar éticamente en diferentes ámbitos de la vida. Con la intención
    de destacar el desarrollo de la competencia escrita, presentamos esta revista dirigida por el área de
    Comunicación de nuestro colegio San José Hermanos Maristas. En ella pretendemos destacar el logro
    de los aprendizajes de nuestros queridos alumnos de primaria y secundaria.

          Las competencias en el área de Comunicación se encuentran relacionadas y se trabajan paralela-
    mente. Esta revista nos permite mostrar la composición de los mejores textos de nuestros alumnos
    atendiendo a la competencia: “Escribe diversos tipos de textos en lengua materna”. En esta competen-
    cia, el estudiante pone en juego saberes de distinto tipo y recursos provenientes de su experiencia con el
    lenguaje escrito y del mundo que lo rodea. Utiliza el sistema alfabético y un conjunto de convenciones de
    la escritura, así como diferentes estrategias para ampliar ideas, enfatizar o matizar significados en
    los textos que escribe. Con ello, toma conciencia de las posibilidades y limitaciones que ofrece el lenguaje,
    la comunicación y el sentido.

        La difusión de una revista virtual es crucial en una época dominada por nuevas tecnologías que han
    transformado la naturaleza de la comunicación escrita. El mundo actual caracterizado por su dinámica
    en constante aceleración plantea múltiples y complejos desafíos, obligando a sus actores principales
    (estudiantes y docentes) a desplazarse al ritmo del avance científico y tecnológico, esta es una cons-
    tante que abarca a todos los campos del conocimiento, dada su importancia para el bienestar humano.

         En esta oportunidad es un grato honor presentar la primera edición de la Revista Escolar: San
    José Hermanos Maristas, que se difunde fruto del esfuerzo en conjunto de nuestros alumnos y docen-
    tes desde el área de Comunicación. Manifestamos un profundo agradecimiento a todos los involucrados
    en la realización de esta primera publicación.

    Prof. Victor Gabriel Noblecilla Chacón
    Asesor del área de Comunicación
        											 Callao, junio de 2019

2
San Jose hermanos - colegio San José Maristas
Revista Escolar San Jose Hermanos Maristas

 ¡Gracias María!                                              ¡Gracias María!
Gracias Madre mía                                           Gracias María por decir sí a Dios
Reina del cielo y de mi corazón                             Rezaremos a ti en este mes tan especial
Alegre y paciente con jesús nuestro hermano                 Agradecemos que siempre nos proteges
Cumples con lo que te piden tus hijos                       Cariñoso y amable es tu corazón
Inteligente al saber quien es Dios                          Inigualable es tu gentileza y amabilidad
Atenta y servicial con tu esposo José                       Amorosa eres con todos
Santa e inmaculada, madre de dios                           Santa y pura de corazón
Maestra de todas las madres del mundo
                                                            Madre de Jesús y de todos nosotros
Ángeles te rodean en el cielo
                                                            Admirable es tu pureza
Rrezamos por ti para invocar tu ayuda
Inspiras a que sigamos tu ejemplo                           Radiante es la mirada con la que nos iluminas
Amorosa madre de todos nosotros                             Imaginable es tu amabilidad
                                                            Alegre estás siempre, María
                        Rafaella Loyola
                QUINTO GRADO DE PRIMARIA                                         Ricardo Capuñay
                  Texto no literario / Acróstico                         QUINTO GRADO DE PRIMARIA
                                                                           Texto no literario / Acróstico

  ¡Ya estoy en Quinto Grado!
Querida familia marista
Un nuevo año escolar ha comenzado
Inspirados en Jesús, María y Marcelino
Nuestras clases en las salas Bourg Argental y Hermitage
Todos juntos creciendo en valores
Ordenados, responsables, respetuosos y solidarios.
Grandes experiencias nos harán crecer
Rostro y manos de la misericordia de Dios
Apreciando , valorando y cuidando la vida
Deseamos aprender mucho cada día
Orgullosos de ser maristas del San José del Callao.
                         QUINTO GRADO DE PRIMARIA
                           Texto no literario / Acróstico

                                                                                                            3
San Jose hermanos - colegio San José Maristas
019
                                                                                   e may       o de 2
                                                                   Calla   o, 12 d

    Señora odríguez
              R
    Susana .
             t e                                                                                                   odo lo
     Presen                                                                                    r o  d e cirte t
                                                                                       y quie
            id a  m  amá:                                       u ie r o mucho
      Que r                                            l, te q
                                  d ía   e  specia
                             u
                  do en t                                                                 strella
                                                                                                    s.
       Te salu portas.                                                            m  il e
                   im                                                  s que
        que me                                     q u e  v ale má o.                                in iguala
                                                                                                                  ble.
                                          , p o  r                 s ú  n ic                 d o e
                                amor                       eso e                     uy lin
               g u sta tu alor, porque que eso es m                                                                    e, por
         M e
                    s t a  t uv                 id a d  , por                                     r  n o  p  egarm e,
          Me gu a tu sociabil                                                              r, po
                                                                                on amo es, por orien
                                                                                                                   tarm
                g u  s t                                             r m  e   c              r
          Me                                              r cuida                   e valo
                                    c o m    u cho po r enseñarm
                                                              o                 amá.
                      gradez                       bajo, p                                                                 mi
             Y te a te en el tra odo ser mi m                                                              ,  t a mbién
                        a r                         e   t                                            s o s
              esforz arme y sobr                                                  brazos
                                                                                              y be
                  r  a y u d                                             m   il a
               po                                            frezco                                                              ullo-
                                         a  m  a  do te o                                                            eli z y org
                           be   r m   e                                                                       t o  f
                Por ha                                                                              e sien
                          ó n .                                                  t i m  a má. M
                 coraz                                               nes a
                                                 h  a s   b endicio
                                             uc
                                pido, m
                   Me des
                                 i.
                    sa de t                                                                                                   z
                                                                                                                       drigue          A
                                    iñ o ,  t u hija                                                    S a  sha Ro PRIMARI
                             c a  r                                                                                   D  E
                      Con                                                                                GRAD
                                                                                                                  O
                                                                                                                             / Cart
                                                                                                                                     a
                                                                                             TO                rario
                                                                                    QUIN         x t o no lite
                                                                                             T e

4
San Jose hermanos - colegio San José Maristas
Revista Escolar San Jose Hermanos Maristas

                                                     Cura Z
                                                                                              Capítulo 0: Pasado
6 de mayo 2012

-M       amá ¿Por qué volvemos al hospital?
         -Es necesario, necesitas tus vacunas y medicinas.
-Pero está demasiado lejos, ¿No me pueden comprar lo que necesito? Ya van muchos años en los que vamos tres
veces por semana.
-No es tan fácil, tu padre te puede dar esos medicamentos en el hospital, pero no puede sacarlos de ahí, ¿En-
tiendes?
-Sí, eso creo.
Después de un largo recorrido de aproximadamente una hora, llegaron al inmenso hospital. Al parecer, su altura
y el tiempo de llegada van de la mano. Eran veinte pisos en total, sumando una altura de sesenta metros. Cada
piso era lo suficientemente ancho como para ser un estacionamiento. En cada uno había diferentes tipos de
tratamientos: pediatría, inmunología, traumatología, etc.
El hospital “Santa Rosa” era muy conocido por su profesionalismo, sus conocimientos y tecnologías. Lo único
desfavorable era que, dependiendo del hogar de cada uno, en el caso de ellos, estaba o muy cerca, o muy lejos.
Los lugares del aparcamiento cerca del hospital estaban llenos, así que aparcaron lejos.
-Vamos -dijo Laura bajándose del carro-, nos está esperando.
-Lo sé.
Fueron hacia la puerta principal, donde varias personas circulaban ya sea
para entrar o salir.
Tomaron el elevador. Eddie, su esposo y padre del niño, los esperaba
en el último piso. Para el pequeño, tener que hacer lo mismo algu-
nas veces a las semanas, pero todos los ocho años de su vida, ya
era agotador.
Se había memorizado el camino junto con el cuarto donde su padre
los esperaba: salir del elevador, primera intersección a la izquierda,
penúltima puerta de la derecha. Entrando, vería a su padre en un
pequeño escritorio blanco, un par de sillas, un lavadero, un tacho
de basura ubicado al lado de la puerta, una cama, un botiquín a la
altura del escritorio colgado, una cortina que dividía a su padre y el
escritorio de la camilla, y un almacén al fondo en una esquina.
Con impaciencia, entraron.
-Buenas tardes, Laura.
-Hola, Eddie.
-Papá, ya estoy cansado, ¿Podemos comenzar?
-Sí, claro -sacó una jeringa de su escritorio- Ven, ya sabes como es.
-Nunca me acostumbrare a... -dijo mientras se subía la manga para dejar al descubierto su brazo mientras se
le hacía un nudo en la garganta por el filo de la jeringa- a.… a esto.
-Lo harás, créeme.
Ingirió todas las medicinas que su padre le dio, siempre ellos le decían que le hacían bien, aunque él no se diera
cuenta. O tal vez no quería darse cuenta.
-Listo, ¿Cómo te sientes?
-Igual -dijo, con la cabeza que se le balanceaba por el sueño.

                                                                                                                     5
San Jose hermanos - colegio San José Maristas
-Esta parte es nueva, creo que ya estás listo.
                                                                  De alguna parte de su cajón sacó una llave casi oxidada,
                                                                  con esta abrió el almacén a sus espaldas. De su interior
                                                                  sacó un mini maletín. Lo abrió y retiró una jeringa com-
                                                                  pletamente elaborada de metal. El líquido tenía un color
                                                                 entre el rojo y negro.
                                                           -Estás listo, esta inyección es la última.
                                                     Lo tendió en la camilla, le alzó el polo hasta la altura del pecho por el
                                              lado izquierdo, apuntó directo al corazón y clavó la aguja hasta perforar
                                        en parte el corazón y vaciar el líquido en este. El pequeño ya estaba dormido.
                                  -Estás seguro que está listo para eso, ¿No? -preguntó Laura, al ver que el pequeño
                  se dormía- Porque si no, todo lo que hemos hecho durante tantos años habrá sido en vano.
    -Confía en mí, sé lo que hago, estará bien, mañana lo podrás comprobar tu misma, ¿De acuerdo?
    -De acuerdo.
    Hizo el mismo recorrido para salir, tomó el elevador y esperó que llegara el primer nivel. Laura estaba cansada,
    llevarlo en brazos tanto tiempo la estaba agotando.
    Al llegar al auto, lo colocó en el asiento del copiloto, abrochando el cinturón de seguridad.
    -No queremos que te lastimes -le susurró mientras aún ajustaba el cinturón-, o al menos, no ahora.
    Nada. Silencio, seguía dormido.
    Esas sesiones duraban mucho, como tres horas máximo, por eso tenían que ir temprano, ya en que en ir, esperar
    y volver, se iba toda la tarde hasta llegar la noche. Solo estuvo unos quince minutos manejando cuando empezó
    todo.
    Estaba en una parte de la ciudad que no conocía del todo, pero algo sí reconoció, el miedo en el rostro de las perso-
    nas que veía. Estaba ocurriendo un terremoto de gran magnitud, todo a su alrededor se movía. Por su desespero,
    condujo a toda velocidad por la pista, sin ver al camión que venía a su izquierda. El impacto sacudió su cabeza
    a derecha, y por la sinergia volvió a la izquierda, golpeando y agrietando la ventana. Las bolsas de aire salieron
    disparadas, dejándola inconsciente.
    Al pequeño le sucedió lo mismo, su cabeza dio contra la ventana derecha, pero la bolsa de aire detuvo el agresivo
    movimiento producido por el choque. Despertó alarmado, viendo lo que ocurría. El miedo lo invadió, y más al ver a
    su madre en el auto, inconsciente. Se quitó del todo la bolsa de aire y acto seguido, intento despertarla, le gritó
    y hasta golpeó para que despierte, nada.
    Se desabrocho el cinturón, le sacó el seguro al lado de la puerta de su madre, bajó del coche con mucha dificultad
    y vio como todo era un caos. Muertos, heridos, casas viniéndose abajo, ventanas rotas, cristales cayendo de los
    edificios...
    Apoyándose del carro, fue al lado del conductor, le desabrocho el cinturón, e intento sacarla, en eso, vio como en el
    camión tenía una fuga de gasolina. Tenía que sacarla de ahí antes de que...
    Un poste con cables eléctricos se vino abajo, dejando en a la vista el cable pelado haciendo corto circuito muy cerca
    de la gasolina.
    -¡¡AYUDA!!¡¡AYUDA, POR FAVOR!!
    Nadie le hizo caso, todos buscaban refugio o solo se quedaban en shock, ya no había casi nadie por esa zona. Se
    dio por vencido, vio la llama más grande y flameante. Acepto lo que le iba a pasar, abrazo a su madre y corrió en
    dirección contraria, después, solo se escuchó un estallido. El pequeño salió disparado no tan lejos, pero si lo sufi-
    ciente como para dejarlo gravemente herido. Traspasó una ventana, o lo que quedaba de ella, de un local cercano,
    y parte del local se vino abajo, cubriéndolo con escombros.
    Laura, murió al instante, cremada por la explosión que estuvo tan cerca de ella. No se sabe del estado del niño.
    Dos minutos después de lo ocurrido, todo se calmó.

                                                                                      Jose Alejandro Zagal Carrión
                                                                                   QUINTO AÑO DE SECUNDARIA
                                                                                    Texto literario narrativo / Cuento

6
San Jose hermanos - colegio San José Maristas
Revista Escolar San Jose Hermanos Maristas

   Escritor

N    o serás el más importante o más relevante en este monopolio andante, pues tus rimas repasan
     una realidad poco comprendida. Por algunos quienes te rechazan y no dejan volar aquellas pala-
bras unidas en melodía.
Serás el más desdichado y en tus ojos vemos un triste hombre que se rinde por melancolías. Mas
entre aquellas frases de padre y reojo de analista, se encuentra aquella fuente; de donde tantas
inspiraciones lograste sacar. Por eso para aquel, a quién Dios hizo transformar y convertirse en el
líquido de un sediento paladar mental. Hoy le dedicamos este teorema a fundamentar.
                                                                      Luis Felipe Capuñay Torrejón
                                                                   TERCER AÑO DE SECUNDARIA
                                                                  Texto literario lírico / Poema en prosa

                            La palmera de siete cabezas

E    sta leyenda peruana se sitúa en Cachiche, un pueblo de Ica. Este pueblo es reconocido por haber
     sido tierra de brujas y curanderas. La más conocida de ellas se llamaba Julia Hernández, viuda
de Diaz. Se dice que ella antes de morir predijo lo siguiente: “Cuando crezca la séptima cabeza de
la palmera ubicada cerca al lago seco, Ica se inundará”. Cuenta la leyenda que este árbol creció del
enfrentamiento entre las brujas y un pulpo que custodiaba un tesoro. En dicho enfrentamiento fue
derrotado el pulpo, perdiendo un tentáculo del cual nació esa dichosa palmera. Los pobladores, fieles a
la profecía, todos los años cortaban la séptima cabeza. Pese a la creencia del pueblo, en el año 1998
los pobladores se tardaron demasiado en cortar la cabeza. Por ese motivo, Ica sufrió durante ese
año muchas lluvias torrenciales, las cuales destrozaron cultivos y viviendas. A partir de ese momen-
to, los pobladores dejan crecer la séptima cabeza a la palmera.
                                                                     Ares Valentino Kourtesis Sánchez
                                                                     PRIMER AÑO DE SECUNDARIA
                                                                     Texto literario narrativo / Leyenda

    Poema contra la violencia infantil

 L   os niños piensan dudosos y tristes:
     ¿Por qué ha de haber tanto trabajo,
  Si solo deseamos ser felices?
  Tenemos nuestro ánimo tan abajo
  y queremos vivir otros matices,
  no ser tratados como un calandrajo.
  Solo queremos ser libres, ser niños;
  Ser libres como pequeños potrillos.

     Brenda Briseth Gonzáles Olaya
  SEGUNDO AÑO DE SECUNDARIA
    Texto literario lírico / Octava real

                                                                                                            7
San Jose hermanos - colegio San José Maristas
Familia Rojas
    Acto 1
    (Se abre el telón). (Aparecen las familias Baraccio y D´Truccio, a punto de empezar un conflicto con los
    Asinozz).
    ALESSANDRIO: (Enfurecido). ¡Suéltenla y de una vez terminemos con esto!
    VINICE: ¡A ustedes no les debemos nada! Sino la devuelven estamos dispuestos a esta última venganza,
    por todas las familias que asesinaron.
    CONSTANT: Si algo será entregado hoy serán las últimas cabezas restantes de quienes se atrevieron ir
    en contra del rey.
    LUVRO: Toda la escoria se ha juntado finalmente, pero mi ingenuo hermano se equivoca. Nadie le debe
    nada a nadie. ¡Ni si quiera al rey Irlo! (Volteándose da una orden). ¡Suéltenla!
    (Entra uno de los Asinozz con Camille amarrada, la desata y ella corre hacia Alessandrio).
    LUVRO: (Atrapa a Camille en movimiento y la apunta con su espada). ¿Qué harás ahora Alessandrio?
    CAMILLE: ¡Suéltenme! Él no tiene nada que ver con estos absurdos conflictos entre familias. ¡Es diferente!
    ALESSANDRIO: De verdad lo siento Camille.
    (Empieza una pelea entre los Baraccio y D’Truccio contra los Asinozz).
    LUVRO: (En pleno combate observa como Alessandrio y Vinice asesinan a su hermano menor). (Enfurecido).
    ¡Constant! (Deja encargado a uno de sus compañeros a Camille y va al combate). (Saca su arma de fuego
    y la carga con pólvora).
    VINICE: (Se da cuenta pero solo le da tiempo a cubrir a su mejor amigo). ¡Alessandrio, cuidado!
    (Se escucha un disparo y el silencio invade la escena).
    ALESSANDRIO: (Observa a su amigo ensangrentado). (Impactado). No, por favor Vinice. Eres la única
    familia que me queda.
    VENICE: (Moribundo, con dificultad, habla). Siempre fuiste como un hermano para mí. (Muere desangra-
    do, en manos de Alessandrio).
    (Los bandos se separan y forman un espacio en el centro).
    LUVRO: (Riéndose). Ya solo queda uno (Apunta su espada a Alessandrio).
    ALESSANDRIO: (Apunta su espada a Luvro).
    (Ambos se dirigen al centro y entran en un feroz combate). (Ninguno de
    ambos bandos se mete).
    (Después de un sangriento duelo, Luvro resulta herido gravemente).
    LUVRO: (Corre como puede donde Camille y la apunta con su pistola). ¡Es
    el fin Alessandrio! ¡Suelta tu arma y ordena a tus hombres lo mismo!
    ALESSANDRIO: (furioso y herido, da la orden a sus aliados). (Se agacha
    dónde está el cadáver de Vinice para entregar también su espada) ¡Se acabó!
    (Se escucha un disparo). (Luvro termina muerto en el suelo).
    (Camille corre donde su amado y los Asinozz huyen).
    CAMILLE: (Abraza a Alessandrio en lágrimas). ¿Se acabó? (Lo mira fijamente).
    (Alessandrio cae al suelo con una enorme herida en el pecho).
    ALESSANDRIO: (Sorprendido, moribundo). ¿Por qué Camille?
    CAMILLE: Jamás lo sabrás Alessandrio. Pero hice lo que tenía que hacer. Por el bien de todos y de los dos.
    (Se cierra el telón).
                                                                               Amir Alessandro Hinostroza Lázaro
                                                                               QUINTO AÑO DE SECUNDARIA
                                                                                 Texto literario teatral / Drama

8
Revista Escolar San Jose Hermanos Maristas

                                  La gallina degollada

   H     abía una vez una pareja de novios que se querían mucho y decidieron casarse. Ellos planearon
         tener un hijo y lo esperaron con mucho entusiasmo, pero cuando nació los doctores les dijeron que
el niño tenía una enfermedad mental. Ellos se entristecieron, pero igual lo quisieron mucho. Después de
un tiempo decidieron tener otro hijo. Este también tuvo complicaciones durante su nacimiento y nació
con el mismo retraso mental, lo que incitó a los padres a que empezaran a discutir sobre quién tenía la
culpa de este hecho. Después de un tiempo nuevamente decidieron tener un hijo con la esperanza de que
nazca sano y salvo, pero el destino estaba escrito: el nuevo hijo tenía la misma enfermedad. Los padres
lloraron durante días y juraron quererlos con todo su corazón. El tiempo pasaba y la ellos no perdían la
esperanza de tener un nuevo bebé. Después de unos años, la señora salió embarazada pero esta vez
no sin previa planificación. La pareja estaba muy asustada porque no querían que la historia se repi-
tiera. Cuando nació los doctores les comunicó que tenían una hija libre de toda enfermedad. Como era
niña decidieron llamarla Karla. Los padres se alegraron mucho por ella ya que su desarrollo no se vería
amenazado por una enfermedad al igual que sus hermanos.
    Con los años, los padres no quisieron que Karla se juntara con sus hermanos. Por eso construyeron
un muro en el patio, allí en el patio pusieron una banca en donde se sentaban los tres hermanos enfer-
mos a mirar como salía y se ocultaba el sol. Un día el papá le dijo a la niñera que preparase una sopa
de gallina. Entonces, la niñera entró al patio en donde tenían una pequeña granja, agarró una gallina y
se la llevó a la cocina. Los tres hermanos, rápidamente, se pararon para ver lo que hacía con la gallina.
Entonces, la niñera agarró un cuchillo y le cortó el cuello a la gallina. Amarró las dos patas del animal y
la colgó, mientras que un balde recogía la sangre que se derramaba de su cuerpo. Los tres hermanos se
asombraron y volvieron a su banca.
    Días después, la familia asistió al cumpleaños de un vecino. Al terminar la fiesta los padres se que-
daron con los vecinos para conversar de los últimos eventos en la comunidad. Karla decidió regresar a
su casa, cuando se dio cuenta que el sol se estaba ocultando. Para tener una mejor vista ingresó por el
patio. Lamentablemente se percató que la cerca era demasiada alta como para ver el ocaso. No tuvo
mejor idea que tomar subirse en el balde que usaban para recoger la sangre. La escena fue hermosa,
el sol se ocultaba lentamente. Cuando terminó de ver se volteó para bajar, llevándose el susto de su
vida, ya que sus hermanos la miraban fijamente. Comenzó a gritar “¡Mamá!, ¡Papá!”, pero sus padres
no la escuchaban. En ese instante, los tres hermanos la cargaron y la llevaron a la cocina, agarraron
una pita y amarraron sus pies para colgarla. En eso, uno de ellos tomó el cuchillo y le cortó el cuello. Los
padres llegaron a casa minutos más tarde y desesperados por encontrar a su hija, empezaron a buscar
por toda la casa. Por la puerta de la cocina salía un charco de sangre y al percatarse el padre de este
                          líquido, decide ingresar, encontrando a su hija con un corte en el cuello. En eso
                                            viene la mamá y pregunta “¿qué pasó?”, el papá solo pudo
                                               respondió: tú hija ha sido degollada.

                                                                          Xiomara Katherine Poma Ramos
                                                                          PRIMER AÑO DE SECUNDARIA
                                                                           Texto literario narrativo / Cuento

                                                                                                                9
Phurus miteriosas

 L   a familia Willka tuvo un accidente. Algunos dicen que fue porque el Sr. Unay Willka no quiso entre-
     garle su esposa a un señor, otros dicen otra cosa. Tampoco saben porque no se encontró el cuerpo
 de los otros dos hijos. Solo escucharon un “manam, ama hina kaychu” (no por favor) luego de eso pasó
 mucho tiempo y solo hubo upallay (silencio). Pero son especulaciones, nadie sabe la verdad, excepto yo,
 el churi (hijo) sobreviviente de la familia…
 Tenia 10 años vivía con mis papás y mis dos hermanas cerca de las cordilleras más hermosas que he
 podido ver, era consciente que aún no sabía nada de la vida por eso cada vez que mi familia me ensa-
 ñaba o corregía algo, yo me quedaba en completo silencio; sin embargo, lo observaba todo cada vez que
 alguien hacía algo y cuando creían que no había nada, ahí estaba yo, Samin, el hijo menor.
 Fue en una de esas tantas veces que yo salía con mi alpaca y sigilosamente observé a mi madre khu-
 yaq viéndose una vez más con otro hombre, esta sería la tercera vez que le regala algo extraño, como
 si fueran plumas rojas, mi madre las aceptaba y se ponía cada vez más cariñosa con él. Luego de esa
 escena rara para mí, vi a mi hermana Ajllasga, como siempre ella se quedaba en el río, pero esta vez
 no estaba sola había alguien acompañándola parecía ser su enamorado. Era una llulla, (mentirosa) me
 dijo que no tenía, pero ¡Ay que iba hacer! no era tan ama allin (malo) después de todo. Luego de varios
 días esas escenas seguían dándose sin que mi papá Unay se dé cuenta. Sin embargo un día escuché al
 hombre misterioso de mamá decir que tenía que dejar a su esposo e irse con él pero mi madre ya no que-
 ría estar con él porque sentía que le estaba haciendo algo muy malo a su aún esposo entonces llegando
 la noche, ella le contó todo a su esposo y éste con tristeza en su corazón pero queriendo defender a su
 esposa se acercó al misterioso hombre que le regalaba plumas pidiéndole que deje a su esposa pero el
 misterioso hombre le dijo que él no era un simple hombre y en seguida se convirtió en lo que en realidad
 era, un ave de tamaño enorme, feo y de plumaje rojo y aún así éste le dijo a Unay los mataré si no hacen
 lo que pedí, pero mi padre con un poco de temor le dijo manam (no), ella es mi esposa y la amo. Luego
 se marchó.
 A la mañana siguiente decidieron escapar de las cordilleras, pero Ajllasga no quería irse y dejar a su
 enamorado así que decidió quedarse con él viviendo cerca de un río ya que a ella le encantaba el agua y
 por eso solo mi hermana warawa, la segunda hija, y yo fuimos con mis padres. Estábamos en una ca-
 rretilla, decían que el camino era largo, así que me tape con unas telas de mi madre y me eché a dormir.
 De pronto, escuché que alguien estaba interrumpiendo nuestro camino, era el animal y mi padre me es-
 condió para que la              bestia no se diera cuenta que yo estaba ahí. Mientras tanto escuchaba
 las plegarias                   de mi mamá hacia el animal y mi padre escondiéndome me decía corre y
 eso fue lo                      que hice y vi como la bestia le tiraba todas las rocas de las cordilleras a
 mi fa-                          milia. Luego, éste ser malo sabía que quedaban dos hijos vivos. No paro
                                 hasta encontrarnos a Ajllasga y a mí, pero lamentablemente ella murió
                                tiempo después con su enamorado, la razón no la sé. Sin embargo, yo sigo
                                viviendo escondido, sé que me busca, pero él no tiene ni idea de lo que estoy
                               preparando en venganza a lo que le hizo a mi familia…

                                                                          Andrea Fernanda Portocarrero Villanes
                                                                            CUARTO AÑO DE SECUNDARIA
                                                                         Texto literario narrativo / Cuento quechua

10
Revista Escolar San Jose Hermanos Maristas

 Poema para mamá                                    Es mi mamá
La mujer que me dio la vida,                        Mi mamá es cariñosa
la mujer que me vio nacer,                          y se llama Rosa;
la mujer que me dio alegría,                        cuando ella está furiosa,
la mujer que me vio crecer.                         parece una gran osa.

Ella es mi madre amada,                             El amor por mí es increíble
y me acompaña en mis penas;                         Al igual que ella, inconfundible;
ella es mi ángel de la guarda,                      Ella y yo somos FRIENDS,
de miradas tiernas y buenas.                        pero esto, nunca termina en END.
                                                                              Amy Pacora
Me cuidó con amor,
                                                                   SEXTO GRADO DE PRIMARIA
Me amaba y me quería,
                                                                     Texto literario lírico / Poema
Me cuidó con su valor,
¡Como la SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA!
                           Rogelio Ponce
                 SEXTO GRADO DE PRIMARIA
                   Texto literario lírico / Poema

 Mi querida mamá                                     Poesía a mamá
Mi mamá es la persona más cariñosa,                  Ella te quiere mucho seguro tienes razón,
porque tiene un gran corazón;                        pero estas líneas abrazarán tu corazón.
majestuosa como la flor más hermosa,                 Mi mamá es pura armonía,
 me causa mucha emoción.                             nos ayuda en casa con melodía.

Cada vez que la veo siento alegría,
porque la quiero más que a mi vida;                  Al caer el sol me acoge,
ella tiene mucha sabiduría,                          con amor me recoge.
y es de mis sueños, la preferida.                    Mi mamá es como el viento,
                      Valeria Sigueñas
                                                     viene y va con sentimiento.
              SEXTO GRADO DE PRIMARIA                                        Francesco Lucich
                Texto literario lírico / Poema                        SEXTO GRADO DE PRIMARIA
                                                                        Texto literario lírico / Poema

                                                                                                         11
Mi mamá amada
                                            Mi mamá es hermosa
                                           como un pétalo de rosa.
                                               y es tan sencilla
                                            como la Virgen María.

                                        Mi mamá es el mejor regalo
                                           que Dios me ha dado,
                                       para estar siempre a mi lado
                                          con su corazón amado.
                                                                         Micaela Alvarado
                                                                  SEXTO GRADO DE PRIMARIA
                                                                    Texto literario lírico / Poema

      Sayani y el cóndor

     I   ba un señor de aspecto testarudo, subiendo el urqu para entregarle ofrenda al Jirka. Cuando en
         eso, se encuentra con un kunturi; este estaba mirándolo fijamente tanto a él como a la ofrenda
     que llevaba. Por sentido común, Sayani pensó que aquel pisqu quería de sus alimentos que llevaba
     para alabar a Mama Sara, junto a la Pacha Mama.
     -Querido hermano, puedo ayudarte con esa carga -dijo el kunturi -puedo llevarte a la cima del urqu
     volando, y así aliviarte el trayecto.
     Sayani, incrédulo ante la propuesta “amable” del pisqu, rechazó.
     -¡Oh hermano cóndor! Agradezco tu amabilidad y solidaridad, pero yo puedo llegar a la cima con fa-
     cilidad-dijo Sayani -permíteme el paso turi, debo hacer la ofrenda. –el runa, con un tono sarcástico,
     rodeó al ave y siguió su camino. Este último, sorprendido por la respuesta ingrata y burlona, decidió
     adelantarse al paso del runa.
     Sayani, que había tenido mal rato recogiendo el mikhuna en su chacra, quería llegar lo más antes
     posible para olvidarse del tema absurdo del kunturi. Su humor estaba sensible ante cualquier cosa,
     por lo que mostraba signos de nanay ante lo sucedido.
     Entonces el runa siguió subiendo la montaña, cuando en eso el kunturi se vuelve a aparecer y le dice:
     -Hermano runa, por favor, permíteme ayudarte con tu carga… A lo mejor no me presente bien, soy…-
     le interrumpió Sayani
     -Deja de molestarme, hermano ave, yo puedo con mi carga. ¡Así que largo!
     El kunturi, molesto, mandó a Apu como encargo de Mama Wayra a que un montículo de tierra cayese
     encima del intrépido runa. Y así fue. Mientras Sayani subía, observó aquel montón de allpa dirigién-
     dose a él.
     Mama Wayra, convertida en cóndor para acercarse al runa, cogió el alimento intacto tras la avalan-
     cha y lo llevo volando, después de todo, era una ofrenda para Mama Sara.
                                                                                  Romina Raiser Vinatea
                                                                           CUARTO AÑO DE SECUNDARIA
                                                                         Texto literario narrativo / Cuento quechua

12
Revista Escolar San Jose Hermanos Maristas

 Son tus ojos                                              Soneto a la FIFA
Son tus ojos que hacen de mis días luz.                  Grande juego, tú FIFA que das risa.
Son los que a cualquiera alegra su existir               Siempre grande al jugar y al chutar
 y con tan solo verlos me hacen sonreír                  con el pie para una buena patada
de lo deslumbrantes que son, Jesús                       y la mano para evitar marcar.

Son tus ojos los que hacen que pierda el bus.            Y en los bugs estoy cuando el otro pisa
Son tan bellos que nunca me voy a aburrir,               esperando la mitad a terminar
pues de estos me enamoré y lo voy a asumir.              y al acabar ponerse muy deprisa
Peculiares ojitos llenos de luz.                         para buenos gritos soltar y llorar.

Son esos ojos que brillan al verme.                      Ahí cuenta el tic-tac del reloj en cero
Emerge en ellos del sol la luz radiante,                 tirándose al suelo como un actor
más brillantes que un diamante.                          perdiendo el tiempo sin alguna razón.

Los únicos que pueden comprenderme.                      Me encuentro en el adicional y espero
Ojitos que dan más que tranquilidad,                     pateando los penaltis del sector,
olvidarme de estos, no hay posibilidad.                  Ya habiendo jugado con el corazón.
                   Gianella Andrea Gogny Atienza
                                                                        Mario Augusto Coronado Romero
                 QUINTO AÑO DE SECUNDARIA
                                                                        QUINTO AÑO DE SECUNDARIA
                 Texto literario lírico / Poema soneto
                                                                        Texto literario lírico / Poema soneto

    Sophie

C   uando ella llegó, su diminuto tamaño era como el de un recién nacido, me hizo derramar amor
    por mis ojos, mi pequeña cachorra Sophie. Su pelaje como la melena de un león, encarbonizado,
con manchas blancas como salpicaduras de leche, muy juguetón corría torpemente, ella emocionada
movía su cola de lado a lado cuando regresaba a casa mientras sacaba su roja lengua con ganas de
lamerme la cara, caminaba con sus grandes garras las cuales sonaban en el piso cual cascabel de un
collar. Ella siempre con ganas de comer como si su estómago fuese un barril sin fondo. A Sophie le
gustaba oler todo aquello desconocido que veía, no le ladraba a nadie y era muy amable y cariñosa.
Le daba miedo los ancianos y en cuanto veía uno arrugaba el hocico y hacía sonidos agudos descon-
soladamente, siempre pidiendo que lo acaricien para sentirse mejor. Sophie siempre entendía lo que
                 le decía con gestos, ella sabía cuándo lo mandaban a su cama o entendía cuando la
                   llamaba para salir a pasear. Cuando veía los ojos de Sophie, esta movía la cabeza
                    hacia un lado tiernamente mientras profundamente veía mi reflejo en sus ojos pe-
                     netrantes de color carbón. Sophie fue una gran mascota, la mascota más tierna
                                                                           Mauricio Quijandría Ruiz
                                                                     TERCER AÑO DE SECUNDARIA
                                                                Texto literario narrativo / Descripción literaria

                                                                                                                    13
Tengo una foto tuya

     Tengo una foto tuya porque me recuerdas a la infinidad
     de la colorida noche

     Y más precisamente:
     Tengo una foto tuya porque me recuerdas a la infinidad
     de la colorida noche atravesando el océano para escapar del sol

     Y más precisamente:
     Tengo una foto tuya porque me recuerdas a la infinidad
     de la colorida noche atravesando el océano para escapar del sol
     cuando llega la madrugada del primer viernes de verano.

     Y más precisamente:
     Tengo una foto tuya porque me encantas con cada letra de esa
     palabra.

                                         Paula Lucía Portilla Del Río
                                   SEGUNDO AÑO DE SECUNDARIA
                                 Texto literario lírico / Poema por imitación

14
También puede leer
Siguiente diapositiva ... Cancelar